Compartir

Kim ha anunciado su decisión tras presidir una reunión de emergencia de la Comisión Militar Central del Partido del Trabajo de Corea, según ha informado la agencia estatal norcoreana de noticias, KCNA.

La citada agencia ha señalado que “han sido nombrados y enviados de manera urgente a los frentes correspondientes los comandantes para dirigir las acciones militares para disparar y destruir los medios de guerra psicológica y las operaciones militares de las regiones y para aplastar las reacciones de los enemigos si éstos no interrumpen dentro de las 48 horas la radiodifusión psicológica”.

“También fueron presentados los deberes y las tareas de los funcionarios del dominio de Asuntos Exteriores para revelar los detalles de los verdaderos aspectos de la presente situación creada por la abierta e inesperada agresión de los enemigos”, ha agregado. 

En respuesta, el Ejército de Corea del Sur ha advertido a Pyongyang de que dará una respuesta firme a cualquier ataque contra su territorio, tal y como ha recogido la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

El Gobierno de Corea del Norte amenazó el jueves con emprender acciones miliares si el Gobierno surcoreano no cancela las emisiones de propaganda en la frontera común en un plazo de 48 horas. Durante la jornada, las fuerzas militares de ambos países habían intercambiado disparos en la zona oeste de la frontera. El objetivo del ataque de Corea del Norte habrían sido los altavocesinstalados en el país vecinopara emitir mensajes contra el régimen de Kim.

La amenaza norcoreana llegó tras un cruce de disparos que se inició a las 15.52 (hora local) con el lanzamiento de un proyectil por parte de las fuerzas de Corea del Norte, según los datos de los radares surcoreanos. Seúl sospecha que el disparo fue efectuado por un “lanzacohetes”. 

Poco más de una hora después, a las 17.04 horas, las fuerzas del Sur lanzaron decenas de proyectiles de artillería como respuesta al ataque, que añade un nuevo capítulo en la escalada de tensiones entre entre los dos países. “Nuestro Ejército ha llevado a cabo operaciones de respuesta”, apuntó el Ministerio de Defensa, sin detallar más posibles acciones. 

Seúl ordenó evacuar a los civiles de la zona -en torno a un centenar- y convocó el Consejo de Seguridad Nacional. La presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, encabezó este encuentro de emergencia y ha solicitado a las Fuerzas Armadas que respondan con firmeza a posibles agresiones.

TENSIÓN CRECIENTE 

La tensión ha crecido en las últimas semanas a raíz de la explosión de varias minas en una zona desmilitarizada el pasado 4 de agosto. Seúl responsabilizó directamente a Pyongyang y ambos países reanudaron su propaganda en la frontera, poniendo fin así a once años de tregua en esta materia.

El pasado mes de octubre, Corea del Norte ya disparó en la misma zona unos diez proyectiles después de que un grupo de activistas soltase globos con mensajes contra Pyongyang.