Compartir

Formará parte de su programa electoral. Ciudadanos quiere cambiar la Justicia en España y despolitizar sus máximos órganos de decisión, incluido el gobierno de los jueces. En ese orden  de cosas, la oferta estrella, osada, será la desaparición del Tribunal Constitucional (TC), según publica el diario EL Mundo. Y además apuestan porque los jueces sean elegidos por los propios jueces, otorgando la elección a una decisión profesional o gremial y quitándoselo al Parlamento elegido por los ciudadanos. 

Hay que recordar que el PP y el PSOE rechazaron hace menos de dos meses prohibir que los magistrados del TC militasen en partidos políticos o sindicatos, al votar juntos en contra de una propuesta de Esquerra Republicana para modificar la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. Y en mayo, un informe publicado por la Comisión Europea en mayo situaba a España como el tercer país de la Unión Europea -tras Eslovaquia y Bulgaria y junto con Croacia-, donde es más baja la percepción de la independencia de la justicia por los ciudadanos. 

El Tribunal Constitucional se compone de 12 miembros con el título de magistrados, nombrados por el Rey. Se eligen cuatro a propuesta del Congreso de los Diputados, por mayoría de tres quintos de sus miembros; cuatro a propuesta del Senado, por mayoría de tres quintos de sus miembros; dos a propuesta del Gobierno; y dos a propuesta del Consejo General del Poder Judicial, por mayoría de tres quintos de sus miembros.

El replanteamiento de la existencia del Constitucional se enmarca dentro de la propuesta que está preparando Ciudadanos respecto a la reforma de la Constitución -las competencias de este Tribunal están recogidas en el Título IX de la Carta Magna- y cuyas conclusiones se presentarán en septiembre. 

En el apartado de Justicia, otro de las propuestas firmes es la elección democrática de todos los órganos de gobierno interno del Poder Judicial (CGPJ) por los propios jueces.  ¿Cómo se haría esta elección? Serían elegidos entre los diferentes jueces y magistrados, por los propios jueces y magistrados, fiscales, abogados, secretarios judiciales y el resto de personas al servicio de la administración de justicia mediante un sistema de primarias y listas abiertas; cuatro a propuesta del Congreso y cuatro a propuesta del Senado, tal y como preparan en Ciudadanos.

Una tercera pata del mismo banco sería la de restar poder decisorio en áreas sensibles al Fiscal General del Estado.