Compartir

Las funcionarias del Estado gozarán de permisos retribuidos desde la semana 37 de gestación y hasta el día del parto a partir del año que viene, tal y como ha anunciado este miércoles el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, como medida de apoyo a la familia.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, Beteta ha señalado que una “inclusión importante y novedosa” en las cuentas del año que viene es este nuevo permiso retribuido, que beneficiará a las empleadas públicas en el “último periodo del embarazo, que suele ser el más complicado”.

Según los datos oficiales, el Estado destinará 180 millones de euros a esta iniciativa, la cual se pondrá en marcha a partir del próximo año.

Además, ha recordado otras medidas positivas para la Función pública que se incluyen en los Presupuestos de 2016, como la devolución del tercer día de asuntos propios (los llamados 'moscosos') que faltaba por recuperar desde 2012 y hasta los tres 'canosos' que se conceden a los funcionarios en función de su antigüedad.