Compartir

Las 122 personas desalojadas por culpa del avance del fuego en Ódena ya pueden volver a sus casas, y las carreteras de la zona afectada, que se cerraron durante ayer y hoy, ya están abiertas al tráfico. “No queda ninguna llama sobre el terreno”, se dijo esta noche desde la Generalitat.

El fuego, originado por unas chispas que salieron de una trituradora de paja, cuyo propietario se ha entregado a los Mossos de Esquadra, ya se da por estabilizado. Esto quiere decir que se prevé que no aumentará la superficie quemada, pero no se puede dar por extinguido el fuego.

Con más de 1.200 hectáreas quemadas en las comarcas de Anoia y el Bages, este es el incendio más grande del verano en Catalunya y uno de los más devastadores en toda España. Según la Generalitat no quedan llamas ni ningún ámbito en el que el fuego esté activo, pero ha subrayado que los bomberos están en fase de vigilancia para que no se reavive, ya que hay previsiones de que el viento se intensifique este martes.

Los cinco medios aéreos de la Generalitat (dos aviones, dos bombarderos y un helicóptero de mando) que han estado trabajando sobre el terreno afectado se retiraron con la llegada de la noche. Los hidroaviones del Ministerio de Agricultura ya se fueron por la tarde.

De los 400 vecinos que se desalojaron inicialmente, quedaban la tarde de este lunes 122 que permanecían acogidos en centros municipales, que ya pueden volver a sus casas.

Por otra parte, cinco incendios forestales aún siguen activos o suponen peligro en España. Así, el fuego sí ha sido por fin dado por extinguido en Palaciosmil, en el término leonés de Quintana del Castillo, tras quemar 2.600 hectáreas de alto valor ecológico, y tras haberse declarado el pasado 13 de julio. La Junta, a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, también explicó que el incendio de Latedo (Zamora) fue provocado por una máquina empacadora que se encontraba en una zona de cultivo. En esta zona, las desfavorables condiciones climatológicas y orográficas favorecieron la rápida propagación por los pinares de Latedo, Sejas de Aliste y San Mamed, y en seis días se han quemado cerca de un millar de hectáreas de monte bajo y pinares.

También en Castilla y León, se ha declarado un incendio forestal en el término municipal de Serradilla del Llano (Salamanca), en un monte de pino de una zona denominada La Dehesa, cerca de la Reserva Regional de Caza de Las Batuecas, que ha obligado a movilizar media docena de medios aéreos. De momento se desconoce la superficie arrasada y, aunque continuaban los medios aéreos y terrestres trabajando en la extinción, desde las tres de la tarde, el nivel del incendio remitió, aunque sin estar controlado.

Ayer tarde, también en Salamanca, el fuerte viento imperante empuja hacia el casco urbano de Fuentes de Oñoro un incendio declarado dentro de ese término municipal, y que por esta razón fue catalogado como de Nivel 2 en una escala de cero a tres. Medios aéreos y terrestres, incluido un helicóptero procedente de Portugal, tratan de impedir que se propague hasta la población un fuego que de momento ha afectado a varios repetidores y torretas de la luz, así como a diverso tipo de superficie vegetal.