Compartir

Un vecino de 59 años ha sido imputado esta mañana como causante del incendio que está devastando Òdena. El origen de las llamas habría sido “accidental”. El hombre se encontraba manipulando una picadora de paja.

Ha sido el propio vecino quien esta mañana ha acudido a una comisaría de Mossos d'Equadra ha contar lo que había sucedido en su finca, conocida en la zona como Can Rossinyol.

Mientras tanto, efectivos de los Bomberos de Cataluña siguen tratando de controlar un fuego que los problemas de visibilidad han complicado. El incendio comenzó en Òdena pero se ha propagado ya por las comarcas de l'Anoia y el Bages, quemando más de 1.200 hectáreas.

El conseller de interior autonómico, Jordi Jané, ha recordado esta mñana que toda la zona susceptible de verse involucrada en el incendio alcanzaba las 5 mil hectáreas. Tampoco se ha tenido que evacuar a más vecinos y no hay que lamentar heridos.

El fuego no se dirige hacia núcleos poblados y no hay casas quemadas.

130 dotaciones de bomberos y 11 medios aéreos trabajan en la extinción del fuego, que sigue todavía sin control.