miércoles, 30 septiembre 2020 1:39

Cinco muertos y tres heridos en un “acto de terrorismo doméstico” en Estados Unidos

Estados Unidos está investigando como “un acto de terrorismo doméstico” el tiroteo que un hombre ha llevado a cabo este jueves en la localidad de Chattanooga, en Tennessee, en torno a unas instalaciones militares y que ha dejado cinco muertos –él y cuatro uniformados– y tres heridos.

“Estamos tratando esto como un acto de terrorismo doméstico”, ha dicho el fiscal para el Distrito Este de Tennessee, Bill Killian, según ha informado la cadena norteamericana CNN.

Por su parte, el agente especial del FBI Ed Reinhold ha explicado que, aunque no hay ningún indicio en este momento de que sea un atentado, se considerará como tal hasta que se pueda descartar completamente esta hipótesis.

UN HOMBRE SOLITARIO

Obama ha comparecido desde la Casa Blanca para pronunciarse sobre unos hechos que han conmocionado al país norteamericano demostrando, tal y como ha destacado el líder republicano Jonh Boehner, que “los militares estadounidenses están amenazados incluso en casa”.

“Parece ser un hombre solitario”, ha dicho Obama, prometiendo “respuestas rápidas” a este suceso que, ha asegurado, el Gobierno se toma “muy en serio”. “Hablo en nombre del pueblo estadounidense al expresar mis más profundas condolencias a las víctimas”, ha añadido.

Por su parte, el secretario de Defensa, Ash Carter, se ha referido a este tiroteo como “un acto de violencia sin sentido” y como “un crimen atroz”, al tiempo que ha prometido colaborar con todas las agencias de seguridad para esclarecer lo ocurrido.

“Ha sido un terrible incidente para nuestra comunidad”, ha escrito el alcalde de Chattanooga, Andy Berke, en su cuenta oficial de la red social Twitter.

RÁFAGAS DE DISPAROS

Todo ha comenzado sobre las 10.45 (hora local) cuando un hombre armado con “un fusil de alto poder” –según testigos consultados por CNN– ha abierto fuego desde un coche, al parecer un Mustang plateado, contra un centro de reclutamiento de la Marina ubicado junto a un centro comercial.

“Vi a un hombre entre los coches y poco después escuchamos varios disparos”, ha contado April Grimmett, una peluquera que trabaja en la zona. “Fue todo muy rápido”, ha apostillado en declaraciones a la televisión norteamericana ABC.

Tras ello condujo hasta otras dependencias de la Marina, a apenas diez kilómetros de distancia. “Pude oír un disparo y luego muchos más. Lo siguiente que escuché eran las sirenas de la Policía en todas las direcciones”, ha relatado Marilyn Hutcheson, otra testigo.

En este segundo tiroteo el hombre logró matar a cuatro marines y herir a un quinto que recibió un disparo en la pierna y que está fuera de peligro, según ha confirmado el Pentágono. Además, otras dos personas han sufrido lesiones, entre ellas un policía.

El autor del tiroteo, que ha sido identificado por el FBI como Mohammod Youssuf Abdulazeez, un kuwaití de 24 años nacionalizado estadounidense, también ha fallecido. Fuentes de seguridad se han limitado a decir que “ha sido neutralizado”.