Compartir

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha nombrado a un nuevo ministro de Educación para la recta final de la legislatura. Iñigo Méndez de Vigo, un politólogo cuya carrera se ha desarrollado sobre todo en el ámbito de la política comunitaria. Entre sus responsabilidades estará la puesta en marcha de la polémica reforma educativa aprobada por su predecesor.

El propio Rajoy confirmó el pasado lunes que no tenía intención de llevar a cabo una gran crisis de gobierno pero no cerró la puerta a algún cambio puntual en su equipo ministerial. “Cuando faltan pocos meses para la convocatoria de elecciones no va a haber ninguna… lo que se entiende por crisis” de Gobierno, dijo en la rueda de prensa conjunta con su colega portugués, Pedro Passos Coelho, al término de la cumbre bilateral celebrada entre ambos países celebrada en Baiona (Pontevedra).

Desde que Rajoy anunció que haría cambios en el PP y en su Gobierno, tras el retroceso electoral sufrido por el partido en los comicios del 24 de mayo, la salida de Wert figuraba en casi todas las quinielas, sobre todo tras difundiese su presunto interés en convertirse en embajador ante la OCDE.

La gestión del ministro a lo largo de la legislatura ha cosechado numerosas críticas de la oposición, principalmente a raíz de la aprobación en noviembre de 2013 de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad de Educativa (LOMCE), la conocida como 'Ley Wert', que provocó una oleada de recursos ante el Tribunal Constitucional (el PSOE y de los gobiernos de Cataluña, País Vasco, Andalucía, Canarias y Asturias).

Con el relevo de Wert por Méndez de Vigo –que Moncloa ha dado a conocer a las 22.00 horas a través de un comunicado–, el jefe del Ejecutivo acomete su cuarto ajuste en su gabinete ministerial, tras las salidas a lo largo de 2014 de Miguel Arias Cañete, Alberto Ruiz Gallardón y Ana Mato.