Compartir

¿Cambios 'cosméticos' o de fondo? El presidente del Gobierno y del Partido Popular acometió ayer los cambios prometidos tras las elecciones del 24 de mayo. Aunque mantuvo a la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, renovó varias secretarias.

El presidente estará más presente en el día a día del partido con dirigentes como Pablo Casado, Andrea Levy  o Javier Maroto.

Los nuevos nombramientos buscan dar un aire de renovación al partido con nuevas caras de políticos jóvenes y bien considerados.

En esta línea va el nombramiento de Pablo Casado, quien se ha forjado todo un currículum de político joven y peleón en las tertulias de los platos de televisión.

Nació en Palencia hace 34 años y es diputado por la provincia de Avila, pero cuenta con una sólida formación en derecho y en Administración y Dirección de Empresas, completada con estudios en EEUU. Entre 2009 y 2012 fue director de gabinete del expresidente del Gobierno de España, José María Aznar. De 2007 a 2009 fue diputado de la Asamblea de Madrid. Entre 2005 y 2007 fue además presidente de las Nuevas Generaciones.

Andrea Levy, hasta ahora serectaria de estudios y programas del PP catalán, proviene también de las Nuevas Generaciones. Con poco más de 30 años ofrece también una imagen fresca y combativa en las tertulias de televisión en las que participa, especialmente en Cataluña, donde es más conocida.

En cuanto a Javier Maroto, un hombre cercano al actual ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, compelta la terna de jóvenes dirigente recién nombrados. Maroto, alacalde de Vitoria hasta estas elecciones, en las que el pacto de la oposición el ha apartado del cetro de mando, ha destacado por sus opiniones muchas veces contrarias a la línea oficial del partido. Es el caso, por ejemplo, del matrimonio homosexual.

De hecho, recientemente se casó con su novio, con quien mantenía una relación desde hace 19 años.

LA POLÉMICA DEL IMPUTADO

Un nombramiento de los realizados hoy por Rajoy y que puede resultar polémico es el del presidente de la Diputación de Zamora, que asumirá el cargo de vicesecretario de organización del PP. Fernando Fernández Maíllo está imputado en la causa abierta contra el anterior consejo de administración de Caja España por administración desleal.

Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, Maíllo fue llamado a declarar como imputado en la causa en la que se acusa al Consejo de Administración de haber concedido préstamos por valor de 70 millones de euros a empresas vinculadas con el expresidente Santos Llamas.

El nuevo equipo de Rajoy se completa con el más que veterano Javier Arenas, quien seguirá ejerciendo su función de vicesecretario general en el ámbito regional y municipal. Arenas ha sido ya varias veces candidato a presidir la junta de Andalucía, ministro con los gobiernos de José María Aznar y no ha dejado de ser uno de los pilares más importantes de Mariano Rajoy en el Partido Popular durante estos últimos años.