Compartir

Los 8.122 ayuntamientos de España formalizaron oficialmente su equipo de gobierno para los próximos cuatro años. En unos lugares hubo mucha más polémica que en otros, ya que al final hubo cambios inesperados de decisión en algunas ciudades.

Uno de los casos más polémicos fue el de la ciudad de Almería. Allí, todo hacía indicar a que el PSOE gobernaría la ciudad con el apoyo de los tres concejales de Ciudadanos. Sin embargo, el partido 'naranja' decidió abstenerse en la votación y acabó permitiendo la continuidad en el poder del popular Rogelio Rodríguez- Comendador.

“Entendemos que no procede apoyar a un candidato que no ha ganado. El comité cree que lo correcto es abstenerse”. Ese fue el correo que envió el comité de pactos electorales de C's a Miguel Cazorla, secretario provincial del partido, que explicaba lo sucedido en la ciudad.

No menos escandaloso y bochornoso fue lo que ocurrió en Vitoria. Las horas previas a la votación de investidura dejaban entrever que finalmente el PSE apoyaría a Bildu para sacar del poder a Maroto, alcalde del Partido Popular. Fue decisivo lo que ocurrió en Andoain. Allí, un concejal del PNV hizo un “tamayazo” y no votó al PSE para que Maider Lainez gobernará la ciudad. Esa situación provocó que Bildu se hiciera con el poder en la ciudad.

El PSE retiró su apoyo en Vitoria tras lo ocurrido pero eso no evitó que el PNV lograra la alcaldía en la ciudad, ya que Bildu apoyó al candidato Gorka Urtaran.

Oviedo también vivió una emocionante votación de investidura y provocó que Wenceslao López sea el nuevo alcalde de la ciudad. El PSOE volverá a gobernar allí gracias al apoyo de los seis miembros de Somos, la marca de Podemos, que prefirió la opción socialista que la de Izquierda Unida.

No ocurrió lo mismo en la otra ciudad asturiana por excelencia, Gijón, en la que las fuerzas de izquierdas fracasaron en su acuerdo de pacto y posibilitaron que Carmen Moriyón, de Foro, haya sido proclamada alcaldesa de la ciudad y que le permitirá repetir mandato en minoría. Sus ocho actas fueron suficientes para superar al PSOE (7), Xixón Si puede (6) e IU (2).