Compartir

El niño de Olot enfermo de difteria e ingresado en la UCI del Hospital Vall d'Hebron tiene varios órganos vitales afectados por la enfermedad. Según explicó anoche el Ministro de Sanidad, quien ayer visitó al pequeño y su familia, sus riñones, pulmones y corazón se mantienen en funcionamiento gracias a máquinas.

“El niño no habría tenido ninguna esperanza sin los grandes profesionales que lo están tratando”, dijo.

Al parecer, aunque todavía se encuentra en estado grave, el niño ya está respondiendo al tratamiento que el Ministerio de Sanidad trajo desde Rusia, y se verá su evolución en los próximos días.

El director de la Agencia de Salud Pública, Antoni Mateu, ha explicado que creen que el niño saldrá adelante, aunque se desconocen las secuelas que pueda sufrir.

La difteria era una enfermedad erradicada en España. no se producía un caso desde 1987.

Alonso volvió a subrayar ayer la importancia de la vacunación frente a la pseudociencia de los grupos antivacunas.