Compartir

La moda de no vacunar a los niños gana adeptos. Ante los supuestos abusos de la farmacología en la medicina convencional, algunos padres optan por dejar que sea el propio sistema inmunitario del niño el que se desarrolle de forma natural. Se supone que una buena alimentación y un estilo de vida correctos serían suficientes. 

No obstante, esta moda, que a pesar de no estar muy extendida (se calcula que entre el 90 y el 95 por ciento de los padres vacunan a sus hijos) gana adeptos, entraña el riesgo de que veamos reaparecer en España enfermedades que creíamos desaparecidas. Es el caso de la difteria: el niño ingresado ayer con esta enfermedad en Barcelona es el primer caso desde 1987.

La difteria es una enfermedad infecciosa y grave que cursa con dolores de cabeza, fiebre e inflamación de las amígdalas. El pequeño lleva con síntomas desde el pasado 23 de mayo; el 28 ingresó en el hospital comarcal de Olot, y el pasado viernes 30 se confirmó que padecía difteria.

Una vez trasladado al Hospital Vall d'Hebron de Barcelona el pequeño recibirá un tratamiento que los responsables del Ministerio de Sanidad han tenido que buscar por medio mundo. Y es que la difteria es una enfermedad que no solo había desaparecido en España, sino que tampoco existe en los países de nuestro entorno.

Finalmente, el pequeño está siendo tratado con una antitoxina que se ha traído desde Rusia y que llegó ayer a las 15.20 al aeropuerto de Barcelona. 

SE DESCONOCE EL FOCO

La difeteria es una enfermedad que se contagia por vía respiratoria, pero aún se desconoce el foco de contagio. Un asutno en elq ue está trabajando la Sanidad Pública de Cataluña.

La vacuna de la difteria se administra normalmente junto con las del tétanos y la difterina en seis dosis que, en Cataluña, son a los dos, los cuatro, los seis, los 18 meses, y posteriormente, entre los cuatro años y los seis, ademá de a los 16 años.

El secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, no vacunar a los niños es una “irresponsabilidad”. “El derecho de vacunación es de los niños, no de los padres”.