Compartir

Un vídeo subido a Youtube el pasado 12 de mayo está causando muchos quebraderos de cabeza al Kentucky Fried Chicken (KFC. En las imágenes se puede ver cómo dos empleados del establecimiento de la cadena de comida rápida en Braamfontein (Sudáfrica) arrojan al suelo trozos de pollo y los limpian a manguerazos.

En el patio se pueden ver además varias bolsas de basura.

Las imágenes han desatado tal crisis que la empresa ha lanzado un comunicado para pedir disculpas. Aseguran que ese pollo no se iba a poner a la venta, sino que se estaba preparando para tirarlo a la basura.

No obstante, la cuenta de Twitter de KFC en Sudáfrica asegura que se toman la preparación de la comida en serio y que ya están investigando lo sucedido.