Compartir

Milán ha registrado durante las últimas horas violentos enfrentamientos entre agentes de policía y un grupo radical de antisistemas que se infiltraron en una pacífica manifestación contra la EXPO que va a acoger la ciudad y que ha acabado con daños mayoritarios en numerosos puntos de la ciudad.

Según informan varios medios italianos, la protesta transcurría con normalidad hasta que un grupo de encapuchados, probablemente pertenecientes a 'Bloque Negro', formación anticapitalista surgida en los años ochenta y noventa, cambió el signo de la manifestación y comenzaron a emprender una auténtica batalla campal con los policías, a los cuales arrojaron botellas, piedras, petardos y otro tipo de artilugios.

Los antidisturbios replicaron con cañones de agua y lases lacrimógenos para disolver a los protestantes, algo que acabó provocando que el norte y el centro de la ciudad quedaran completamente arrasados, ya que los destrozos fueron importantes. Contenedores, vehículos, escaparates… Todo en llamas y una sensación de intranquilidad, afortunadamente ya normalizada, por las calles de la ciudad.