Compartir

Al menos 3.726 personas han muerto como consecuencia del terremoto de magnitud 7,9 en la escala de Richter registrado este sábado en Nepal, según el último balance aportado por el Ministerio de Sanidad nepalí.

Tanto el terremoto como sus réplicas han causado una gran devastación en el país y en la región. En India el balance de muertos a causa del seísmo es de 62, mientras que otras 20 personas han fallecido en la región china de Tíbet. 

“Nuestra prioridad en estos momentos es la de sacar a los que todavía siguen atrapados dentro de los edificios destruidos”, ha declarado un portavoz de la Policía.

Ambos países han anunciado el envío de personal y ayuda humanitaria para intentar aliviar la situación, en medio de los esfuerzos de los equipos de rescate por localizar a más supervivientes.

El Gobierno nepalí ha declarado crisis nacional y ha establecido un fondo de 500 millones de rupias nepalíes (casi 4,52 millones de euros) para la reconstrucción de las infraestructuras dañadas. Asimismo, ha solicitado la colaboración de todos los sectores de la sociedad para hacer frente a la tragedia.

El terremoto del sábado, que arrasó el densamente poblado valle de Katmandú y provocó una mortal avalancha en el Everest, es el más grave sufrido por Nepal desde el registrado en 1934, cuando hubo 8.500 muertos.