Compartir

Los presuntos 'yihadistas' detenidos el miércoles en Barcelona planeaban realizar un secuestro en España para grabar un degollamiento a una persona a la que iban a vestir con un mono naranja, al modo de las acciones terroristas realizadas por el Estado Islámico, informaron fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

La célula desarticulada, que se denominaba Fraternidad Islámica para la Predicación de la Yihad, no disponía de la indumentaria con la que vestir a su víctima aunque este plan se deduce de las conversaciones que se les han intervenido. Además, tenían la intención de secuestrar a la directora de una entidad financiera de Cataluña para lograr recursos económicos.

Los presuntos terroristas, que tenían una granada en perfecto estado, armas de fuego y cuchillos de grandes dimensiones, también realizaron visitas y seguimientos para cometer posibles atentados en el Parlamento de Cataluña, las comisarías de los Mossos d'Esquadra de Barcelona y Sabadell y el Hotel Plaza de la capital catalana.