Compartir

Unas escalofriantes imágenes grabadas con un móvil desde un coche están siendo investigas por la Guardia Civil. En ellas se puede ver a dos jóvnes que se enganchan en la parte trasera de un tren en Valencia y viajan de esta guisa a toda velocidad.

Se trata de una práctica muy peligrosa, pues los trenes alcanzan velocidades de hasta 80 kilómetros por hora. Pero lejos de percatarse del peligro los jóvenes parecen estar pasando un buen rato. La Guardia Civil ya investiga la identidad de los polizones. El servicios de ferrocarriles ha anunciado también que incrementará la vigilancia, aunque es difícil cubrir al completo una red viaria de 56 kilómetros.