Compartir

Juan Bolívar, policía de profesión, no ha podido evitar las lágrimas durante su comparecencia en Granada. El único espeleólogo superviviente ha narrado ante los medios de comunicación cómo se produjo el accidente y ha cargado duramente contra la Gendamería marroquí, a quien acusa de un rescate negligente.

“El rescate no fue normal”. De esta forma Bolívar señalaba que los dos agentes marroquíes que acudieron a su auxilio no estaban preparados para realizar el rescate. Incluso, durante su declaración, ha llegado a señalar a los gendarmes como responsables del fallecimiento de José Antonio Martínez, del que ha apuntado que no sufrías heridas que le pudieran causar la muerte.

De hecho, sobre el inspector de Policía, Juan Bolívar ha revelado que pese a las heridas que sufrió en la caída, con el paso de los días y mientras aguardaban para ser rescatados, mejoró considerablemente. “Nos dijeron que no tenían el material necesario y que nos sacarían a pulso. La camilla de José Antonio cayó al agua”, narró entre lágrimas el espeleólogo recordando que “le escuché gritar mientras se ahogaba”.

Respecto a Gustavo Virués, Bolívar ha señalado que fue el primer en caer y que murió a causa del fuerte golpe. “Tenía mucha sangre en la boca y no se movía”, aseguró el andaluz. Muy emocionado, el espeleólogo ha señalado que con la ropa del abogado abrigó a José Antonio Martínez para que el frío no le debilitase aún más.