Quantcast

¿Qué es la troika?

Pero, ¿qué es eso de la troika? Es la pregunta que se hacen muchos al leer este término una y otra vez en los titulares de prensa. La palabra 'troika' se refiere inicialmente a un carruaje tirado por tres caballos. De aquel uso concreto el término dio el salto a la política para designar de forma metafórica cualquier escenario en el que hay tres actores destacados o que claramente lideran a una comunidad.

Se hablaba por ejemplo de la troika soviética en distintos momentos de su historia: la troika constituida por Zinóviev, Kámenev y Stalin a la muerte de Lenin, así como de otro intento de troika para repartirse el poder a la muerte el propio Stalin. En general se refería al triunvirato formado por el presidente de la República, el jefe de Gobierno y el secretario general del Partido Comunista.

Hoy día, cuando vemos el nombre de troika en la prensa se está haciendo referencia al liderazgo ejercido en la Unión Europea por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, que son las instituciones que más poder e influencia ostentan dentro de la UE. La troika es la encargada de estudiar la situación económica de los países de la UE, especialmente aquellos que solicitan ayudas, y hacer recomendaciones sobre las reformas necesarias.

Este liderazgo de la troika no está exento de polémica, pues son las instituciones menos democráticas de la arquitectura europea (los cargos de estas instituciones no los elige directamente al ciudadanía) y, de hecho, no está previsto en el ordenamiento de la Unión que desempeñen ningún papel preponderante.

Sí que existe una troika, no obstante, prevista en el Tratado de Lisboa, una troika encargada de la representación exterior de la Unión Europea y que estaría integrada por el presidente del Consejo Europeo, el presidente de la Comisión y el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. 

Con la victoria de Syriza en Grecia se comenzó a hablar mucho de la troika porque su ministro de economía, Alexis Tsipras, se negó a admitirla como un interlocutor válido para las negociaciones. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se llegó a plantear acabar con las misiones de supervisión de los llamados 'hombres de negro', los técnicos del Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión que vistan los países rescatados para asegurarse de que se están llevando a cabo las medidas acordadas. Finalmente, el cambio se quedó en el léxico, y tras las negociaciones dejó de emplearse el término 'troika' para hablar de las 'instituciones'. Pero ya han regresado al país heleno.

Comentarios de Facebook