Compartir

Los impulsores de esta iniciativa de censura quieren que esta sea incluida en el orden del día del Consejo Político extraordinario que UPyD celebra este sábado en un clima de fuerte división interna. Algo que todavía no está confirmado y que coincide en el tiempo con ciertos movimientos de flexibilidad por parte de la actual dirección del partido, como ese nombramiento de Herzog.

Para que una moción de censura pueda ser admitida a trámite tiene que estar avalada por un 5% de los afiliados, y para que prospere debe de contar con los votos de dos tercios de ese órgano del partido compuesto por 150 miembros. Una de las intervenciones que se espera con mayor expectación es la del diputado y candidato a la Generalitat Valenciana, Toni Cantó, que fue uno de los primeros dirigentes en criticar el enrocamiento de Díez tras el fracaso electoral en Andalucía. Pero la situación de máxima tensión desencadenada estos días ha obligado a Díez a convocar a la plana mayor de su partido con un único punto en el orden del día: Debatir y votar una resolución política sobre la estrategia a seguir de cara a las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de mayo.

A la cita acudirá un grupo de dirigentes críticos que le pedirá un “cambio de rumbo”. Y también un sector de cuadros intermedios del partido que lleva toda esta semana buscando apoyos internos para presentar una moción de censura con la que forzar su dimisión y la de toda la dirección de UPyD.

“El proyecto político articulado por UPyD vive un momento crítico. La innegable falta de apoyo ciudadano en los comicios andaluces exigen, a criterio de los abajo firmantes, una autocrítica sosegada, profunda y estructural”, se afirma en el texto de la moción a la que ha tenido acceso eldiario.es. “Entendemos las recientes dimisiones en el Consejo de Dirección como una muestra innegable de la necesidad de cambio en dicho Consejo”, añaden estos críticos.