Compartir

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha confirmado este miércoles que hay dos ciudadanos españoles fallecidos en el atentado de Túnez, aunque no descarta que puedan ser más las víctimas.

Así lo ha indicado en Valencia, donde ha atendido a los medios en una comparecencia en la que ha destacado que existe una enorme confusión de datos sobre lo ocurrido y que no hay heridos de esta nacionalidad.

El primer ministro de Túnez, Habid Essid, ha explicado en un discurso televisado que los terroristas lograron matar a 19 personas, de las cuales sólo dos tenían nacionalidad tunecina -un civil y un miembro de las fuerzas de seguridad-.

Los otros 17 fallecidos han sido identificados como “turistas” que, según Essid, tenían origen español, polaco, italiano o alemán.

Por otra parte, el ministro de Salud de Túnez, Said Aydi, ha asegurado que entre las personas heridas por el atentado de este miércoles figuran ciudadanos de nacionalidad española, italiana, polaca, sudafricana, francesa y japonesa, así como tunecina, según la emisora Mosaique FM.

Según este balance, 36 personas han sido trasladadas a distintos hospitales tras los tiroteos registrados en el Parlamento y en el Museo Bardo. Entre estas víctimas figuran también heridos por arma blanca y en estado de shock.

Aydi ha incluido a personas de nacionalidad española entre los heridos, aunque no ha precisado el número. Fuentes diplomáticas consultadas por Europa Press también han confirmado que habría presencia de ciudadanos españoles en la lista de heridos.

El primer ministro de Túnez, en un mensaje a la nación, ha condenado el “cobarde atentado” y ha prometido que el Gobierno trabajará “sin descanso” contra el terrorismo.

Essid ha apelado a la “unidad” para hacer frente a una amenaza “responsabilidad de todos los tunecinos”. Se trata de un “trabajo colectivo” al que ha instado a sumarse a “todos los partidos” y a la “sociedad civil”.

En este sentido, ha subrayado la importancia de declarar una guerra “a todos los niveles” contra el terrorismo, si bien ha admitido que “llevará tiempo” ganarla. El jefe de Gobierno ha agradecido a las fuerzas de seguridad su respuesta a los incidentes de este miércoles en el Parlamento y el Museo Bardo.

Essid ha reconocido que Túnez vive “un periodo muy sensible” tras “completar su transición política”. El terrorismo, ha añadido, “amenaza la estabilidad y la seguridad” del país magrebí, que lucha también por repuntar a nivel económico.

El Gobierno de Túnez convocó una célula de crisis encargada del seguimiento del ataque perpetrado contra el Museo Bardo, según ha informado el portal de noticias Businessnews.com.tn. La célula de crisis está presidida por el primer ministro tunecino, Habib Essid, según ha explicado en un comunicado el Ejecutivo.

Por su parte, un portavoz de la Presidencia de Túnez, Moez Sinaoui, ha informado en la radio local Mosaïque de que el jefe del Estado, Béji Caïd Essebsi, está siguiendo los acontecimientos y que tiene previsto dirigir un discurso a la nación en las próximas horas.

ATENTADO

La cadena de sucesos de este miércoles comenzó cuando varios hombres armados y con uniforme militar intentaron entrar en la sede del Parlamento tunecino. Los guardias que custodian las instalaciones se percataron de que las armas no eran las reglamentarias y se inició un tiroteo, según el portal 'Businessnews.com.tn'.

Los terroristas optaron entonces por refugiarse en el cercano Museo Bardo, donde tomaron a los turistas como rehenes. Tras varias horas de tensión, las fuerzas de seguridad lograron abatir a los asaltantes y dieron por concluida la operación de rescate.

CONDOLENCIAS DEL GOBIERNO ESPAÑOL A LOS FAMILIARES

El Gobierno español ha trasladado sus “sentidas condolencias” a los familiares de todas las víctimas del atentado perpetrado este miércoles en la capital de Túnez, entre las que se encuentra al menos una persona de nacionalidad española entre los fallecidos y un número indeterminado de españoles entre los heridos.

En un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, el Ejecutivo señala haber recibido “con horror e indignación” la noticia del ataque, que ha provocado 19 muertos y un número elevado de heridos entre los visitantes del Museo Bardo, situado en el complejo que alberga la sede del Parlamento tunecino.

Desde el momento en que tuvo conocimiento del ataque la Embajada de España en Túnez ha estado en permanente contacto con las autoridades tunecinas ante la posibilidad de que pudiera haber españoles entre las víctimas, al tiempo que los servicios centrales en Madrid han activado el protocolo de emergencias consulares.

“En estos momentos de dolor el Gobierno traslada sus sentidas condolencias a los familiares de todas las víctimas, españolas y de otras nacionalidades, y a las autoridades y al pueblo de Túnez y de todos los países cuyos ciudadanos han sido víctimas de este atroz acto terrorista y hace votos por una total recuperación de los heridos”, reza la nota de Exteriores.

El Gobierno, añade el comunicado, “condena en los términos más enérgicos este cobarde atentado terrorista y reitera su solidaridad plena con las autoridades de Túnez en su lucha contra el terrorismo y confía en que los autores de este odioso crimen respondan por sus acciones ante la justicia”.

Por último, España reitera su apoyo al “ejemplar” proceso de transición a la democracia protagonizado por el pueblo y las autoridades de Túnez.