Compartir

El presidente de Vanuatu, Baldwin Londsdale, ha comenzado ya ha recibir informes de primera mano sobre la situación en el archipiélago del Pacífico tras el paso del ciclón 'Pam' que le hacen temerse “lo peor de lo peor” según van llegando los primeros equipos de rescate.

Según algunas informaciones de organismos oficiales, el 80% de las casas del país podrían estar completamente devastadas. El número de muertos ya supera el medio centenar y Lonsdale no descarta que haya más muertos en las próximas horas.

“La gente ha buscado refugio donde ha podido para pasar la noche. Todavía estamos evaluando el grado de los daños, pero espero que el número de víctimas sea relativamente bajo”, ha declarado durante una conferencia sobre gestión de desastres en Sendai, Japón.

Sin embargo, los equipos de rescate todavía no han podido acceder siquiera a las localidades afectadas más allá de la capital, Port Vila. “Nuestro enlace de comunicaciones sigue caído”, ha declarado el oficial de rescate Paolo Malatu. “Seguimos sin tener información de las afueras de la capital”.

Además del número de muertos, un centenar de personas se encuentran heridas al paso del 'Pam', una tormenta de categoría 5 acompañada por vientos de 185 kilómetros por hora y una crecida de las aguas de hasta ocho metros.