Compartir

“Invasor ruso, sí, es mi profesión, y a mucha honra: porque hacia el oeste lo que ha quedado es una legión de limpiadores de retretes y sodomitas disfrazados”. Eso es lo que se dice en el vídeo que viene a describir de manera bastante descriptiva lo que Ucrania se encontrará en Occidente

El nacionalismo ruso está funcionando a toda máquina cuando la economía del país se ha ralentizado y la guerra civil en Ucrania ahonda las diferencias entre el ejecutivo de Moscú y los países de la UE junto a EE.UU. En estas circunstancias, el 'oso ruso' se acuerda de la humillación de los noventa, cuando pasó de potencia mundial a casi el nivel de Estado fallido. El vídeo es una sátira resumen de las razones por las que estar orgulloso de ser ruso. El vídeo 'Soy un ocupante ruso' se ha hecho viral, pero también ha originado polémica por temas como la invasión de Siberia, Asia Central, los países bálticos y Ucrania, presentando los años de ocupación como un factor de progreso y caricaturizando como unos perdedores a los que se desvincularon del proyecto soviético.

Lo peor llega cuando resuenan las soflamas más radicales: “Sí. Soy un invasor, y estoy cansado de pedir disculpas por ello. Soy ocupante por derecho de nacimiento. Un agresor y un monstruo sediento de sangre. Temedme”, dice justo antes de lamentar los sufrimientos que polacos, franceses o alemanes infligieron a los rusos.

El vídeo parece un juego de ordenador y utiliza un lenguaje gráfico para gente joven.