Compartir

Señor Rivera, ¿usted se votaría?

¡Ya lo he hecho! Soy de las pocas personas de este país que se puede votar. (Risas) Bromas aparte, creo que somos una opción sensata, sinceramente. Si fuera un español medio, que es lo que soy, además de candidato, me preguntaría cómo podemos cambiar todo lo que no nos gusta y cómo mantenemos lo que ha funcionado. Este es el gran debate que hay ahora en España. Una reforma profunda, democrática, cambios en la forma de gestionar las cosas y la actitud frente a los ciudadanos. Que todo siga igual, cosa que descarto, o cambios como el que proponen otros partidos entre lo imposible, lo populista e incluso el intervencionismo en el ámbito de político, educativo o económico. Necesitamos un cambio sensato y viable, no que vayamos a peor.

¿Qué le une y qué le separa a Ciudadanos de Podemos, PSOE o PP?

Con PP y PSOE seguramente me une reconocer que el pacto constitucional es nuestro marco de convivencia, podemos poner matices, pero siempre dentro de estas reglas del juego. No creo que haya que hacer un poder constituyente y cambiar lo que ha funcionado en España: el Estado de Bienestar, la economía de mercado, las libertades, las autonomías… Creo que hay que reformarlo. ¿En qué no coincidimos? En todo lo demás prácticamente. Con Podemos coincidimos en parte del diagnóstico, es decir, sí que ha habido mucha corrupción. Está claro que las alarmas no han funcionado, hay una serie de personas que viven privilegiadamente mientras toman decisiones contra los más débiles, de acuerdo. Pero claro, las soluciones… no las compartimos, no se me caen los anillos de reconocer que hay cosas que nos unen. De hecho nosotros nacimos hace ocho años con algunos de esos diagnósticos.

Ciudadanos habla de eliminar a los amiguetes del sistema que se colocan en un sitio u otro. ¿A usted le han enchufado alguna vez?

La verdad es que no, intento evitar además cualquier trato en ese sentido, más allá de lo que hago por mi cargo. Debemos volver a la lógica de que estar en política no es ni lo peor del mundo, ni tampoco un privilegio. Hay mucha gente muy noble trabajando en la vida pública de muchos pueblos, parlamentos… pero es verdad que el sistema está podrido. Se ha institucionalizado la corrupción, el mirar a otro lado ante ella o incluso llevárselo crudo. Robar directamente ha sido una práctica habitual de los principales partidos de este país. Así que no es de extrañar que la gente esté muy cabreada, hay motivos de sobra, incluso, la gente en España ha dado un ejemplo de cierta tranquilidad. Otro país con el 25% de paro, con la corrupción que vemos en los periódicos, una situación económica insostenible con personas que no trabajan o que no llegan a final de mes… Y que se mantenga razonablemente tranquilo y no esté en el caos es complicado. La sociedad española ha sido ejemplar. Espero que de esta crisis saquemos conclusiones y controlemos el destino de nuestro país, no lo dejemos en manos de cuatro.

Favorito en las encuestas, buena pinta, ¿usted se ve guapo?

No, no me miro al espejo y me veo guapo. Es verdad que siempre digo que hay que cuidar la imagen, pero porque lo veo en todo en la vida. Cuando uno quiere cualquier cosa, la parte de la imagen y la forma vale tanto como el fondo. Pero no solo valen las formas, claro, porque como luego rasques y no haya nada… No haya capacidad, formación, valentía, valores… eso se va al traste en un cuarto de hora. La imagen es un arma de doble filo, por un lado ayuda en el primer contacto pero después tenemos muchas formas de ver lo que hay detrás. Por eso defiendo que la forma y el fondo son importantes, como descuides alguna de esas dos cosas no tienes futuro.

Albert Rivera durante su entrevista con Qué! Foto: Rafa Zamora

Begoña Villacís, candidata a la Alcaldía de Madrid de su partido solamente lleva dos meses siendo afiliada y los estatutos dicen que seis son los necesarios para presentarse a primarias. ¿Se ha puesto a dedo a la señora Villacís?

Tenemos la capacidad de autorizar a que gente independiente o militante con menos de seis meses se presente. De hecho ya lo hemos hecho en elecciones europeas con Javier Nart y Juan Carlos Girauta. Al talento le abrimos las puertas y nunca tengo miedo, todo lo contrario, creo que es bueno que la gente participe en unas primarias. No cuela mucho la crítica que hacen, pero si alguien lo piensa es tan fácil como presentarse y conseguir los votos. No le estamos dando a nadie los votos, solamente le estamos autorizando a que siendo militante pero no llevando muchos años pueda concurrir a las elecciones. Por tanto, de dedo nada, en todo caso ha habido decenas y decenas de militantes y dedos que han puesto sus votos en la urna de Begoña. Debo decir que el proceso de primarias ha sido ejemplar, dos candidatos debatiendo, postulándose y luego acabadas las primarias han estado juntos, apoyando la candidatura. Ojalá todos los partidos hagan primarias, debates públicos y que nuestros partidos fueran como los norteamericanos donde no hay problemas. Obama y Hillary hicieron una campaña muy dura entre ellos con dos programas deferentes en un mismo partido, acabó la campaña, se unieron y Clinton fue la número dos. Esto es todo un ejemplo de cómo deberían funcionar los partidos políticos.

¿Va en transporte público por la vida?

Sí, en Barcelona en Metro, en taxi, digo yo que es mi coche oficial. Aunque en verano suelo moverme en moto. Se puede ir, ¿eh? Reconozco que como me conoce gente debo calcular los tiempos porque los ciudadanos te paran y debes atenderles porque te pagan el sueldo. Pero entiendo que cuando la gente gobierna tiene situaciones distintas, de seguridad por ejemplo, no voy a caer en el populismo de criticar que un presidente tenga que ir andando o en Metro. Pero te mantiene en contacto con la sociedad con la que vives, al final estar en una jaula cerrada no conectada con el mundo no me apetece. Si tuviera un cargo de Gobierno y debo llevar coche oficial pues… Bueno, voy a intentar evitarlo todo lo que pueda, soy consciente de que los cargos británicos van en metro por Londres y no pasa nada.
Sueldos.

Defiende que Rajoy cobra poco…

Y otros cobran mucho, también.

Bueno, otros se llevan mucho. Usted propone pagar a los políticos por sus méritos, ¿cómo calculamos esto?

Nuestra propuesta no es el mérito, es un dato objetivo. Los funcionarios tienen una tabla con sus sueldos según su categoría laboral, es una ley, no se suben y se bajan el salario. Sin embargo en España los cargos públicos se suben y bajan el sueldo arbitrariamente, por eso proponemos un tabla donde la categoría 1, por ejemplo, sea el presidente de la nación. Tenemos alcaldes o diputados que cobran más que el presidente.

Como el alcalde de Barcelona, ¿no?

Esto es un buen ejemplo, cobra mucho. El presidente de la Generalitat cobra casi el doble que Rajoy. No queremos caer en el populismo de decir que no cobren, hay que remunerar para que esa gente pueda dedicarse en cuerpo y alma todo el tiempo, en exclusiva y que no haya incompatibilidades. Con la propuesta de esta tabla se acabará la arbitrariedad, porque se está juzgando más esto que el sueldo en sí.

Juzgamos que se les pague un sueldo por algo para lo que, muchas veces, no están capacitados.

En España hemos caído en un parlamentarismo pobre de capacidades, vemos pocos diputados que estén un minuto hablando sin leer o que no se sepan bien su programa económico, ni si quiera el presidente. Gente, con todos los respetos, que fuera de la política lo tendrían complicado para trabajar hoy. Con la competitividad que hay en el mercado laboral, con mucha gente preparada que encuentra trabajos de becario o mileurista… Es lógico que cuestionen la capacidad de los dirigentes. La manera de acabar con gente incompetente en la política son las listas abiertas.

Algo que se le ha reprochado a Madrid, votar una lista cerrada donde no se ha votado a Ana Botella…

Eso mismo. Me preguntaban si creo que Villacís está preparada para ser alcaldesa, pues sí, lo creo por lo que conozco de ella. Y segundo, tenéis a Ana Botella de alcaldesa, con todos los respetos, no se le ha votado y es incapaz de dar una rueda de prensa. Una alcaldesa de Madrid, una de las capitales más importantes de Europa. Poca broma con esto.

¿Debatiría aquí y ahora mismo con Rajoy? ¿Qué le diría? Dígame…

Por supuesto, a pesar de no haber votado a este presidente, no lo he escogido, pero es mi presidente y el de todos los españoles. Debatir con él siempre es un honor y creo que es bueno. Vamos a un modelo de comunicación en la política con el que va a ser difícil escapar de las preguntas, de las ruedas de prensa… Hoy en día con un móvil estás preguntando a una persona algo, por Twitter. Yo gestiono mi cuenta, Rajoy me consta que no, pero yo sí, somos personas y generaciones distintas. Creo que antes de las generales vamos a ver debates porque hay interés general, porque los españoles los quieren. Con esta crisis hemos aprendido que no podemos dejar el país en manos de cualquiera, que hay que pensar el voto, cómo lo controlas, cómo les exiges… cómo ejerces de ciudadano. Hay muchos medios de comunicación interesados en estos debates, a mí me los proponen y siempre voy a decir que sí. Lo digo de antemano, no hay que tener miedo a debatir con los adversarios, al final somos compatriotas y queremos lo mejor para nuestro país. Va a ser muy difícil esconderse, de hecho Rajoy ya ha tenido un coste con sus ruedas de prensa sin preguntas, sus escapadas por el parking del Senado… Estas actitudes le han hecho más daño que otra cosa, es un presidente que no mira a los ojos a los ciudadanos.

Más propuestas. Eliminar el Senado, euforia en la sala, las Diputaciones Provinciales, reducir de 8.000 a 1.000 los ayuntamientos…

Reducción entre 1.000 y 1.500, sí, proponemos fusionar, no eliminar. Me hace gracia porque algunos partidos juegan con ello como si los pueblos fueran a desaparecer, como si fuera a venir un OVNI y se los llevara. No es eso, los pueblos van a compartir administración pública para pagar menos IBI, tener mejor calidad en los servicios… No nos vamos a cargar los ayuntamientos.

Pues esto hay que explicarlo mejor, señor Rivera. Mucha gente se pregunta qué pasa con su puesto de trabajo en el ayuntamiento de turno.

Lo sé, me he dado cuenta. Los puestos de trabajo están al servicio de los españoles, entiendo que cada uno se preocupe por su puesto de trabajo, pero debemos pensar qué necesitamos y cómo lo hacemos. No queremos disolver ayuntamientos, queremos que trabajen juntos como han hecho en Dinamarca, Alemania… Es una cuestión económica, con la supresión de las diputaciones y la fusión de ayuntamientos hay un ahorro para el Estado de entre 12 mil y 14 mil millones de euros, eso va a servicios como la Sanidad, la Educación… Nos parece fundamental garantizar servicios públicos a cambio de burocracia y estructura.

¿Y en cuanto al Senado?

Lo resumo en reforma o muerte, más rotundamente: lo arreglamos o lo quitamos. Actualmente hay 260 senadores, no tienen una función concreta, es una cámara de segunda lectura. El Senado americano tiene 100 senadores, dos por Estado, cada uno de ellos es como España entera. El Senado debería tratar temas territoriales y tener muchos menos miembros con competencias concretas. Si no somos capaces de ponernos de acuerdo, supresión.

Albert Rivera. Foto: Rafa Zamora

¿Fuera sueldos vitalicios de los ex diputados, ex presidentes, ex ministros…? Menudo chorreo de dinero…

Los ex presidentes o trabajan para España o para una empresa privada, pero las dos cosas no me gustan. Hoy tenemos a ex presidentes colocados en eléctricas cobrando una pensión de 90.000 euros del sueldo público. Oiga, tengan la dignidad de dejarlo porque lo gana ustedes en tres conferencias, dejen ese dinero. Las puertas giratorias son un problema, gente con decisiones de concesiones públicas que luego acaban en los consejos de administración de las empresas. Hay que hacer una ley de incompatibilidades muy dura. Prefiero que trabajen en colaboración con el Gobierno de España y que cobren su pensión. Si algún día soy presidente querría llamar a González, a Aznar, a Zapatero… para que me ayuden. O una cosa o la otra, hay que elegir.

Yo le suelo llamar la mosca cojonera del Parlament, es bastante molesto para los demás parlamentarios. ¿Qué sentimiento tuvo en la comparecencia de Pujol para explicar su confeso fraude?

¡Qué bonito lo que me dice usted! (Risas) No sé si somos moscas cojoneras, pero sí la oposición sin ser independentistas. Es inmoral todo lo que ha confesado, aunque creo que va a salir más. No es el caso Pujol, es el caso de Convergencia, todo el mundo tiene en la cabeza los 4% de mordidas de las obras públicas. Muchos creemos que la familia Pujol y CIU se han beneficiado de este sistema de robar dinero público. Su actitud también era inmoral, viene un delincuente confeso y la presidenta del Parlamento le recibe con todos los honores a comer, como si viniera, no sé… No se olvide usted que este señor ha defraudado a los catalanes y españoles, no digo que le trate mal, pero no le de los honores de ex president que no tiene, ha tenido que dejar hasta su oficina. Intentando dar lecciones, ya le dije que a mí no me abronca ni mi padre. Ha ejercido un liderazgo moral que ya no tiene, el mal catalán es él que ha defraudado impuestos y a todo el mundo.

¿Qué pasa si a alguno de los candidatos de Ciudadanos es imputado por corrupción política o fraude fiscal?

La vida privada de cada uno no la sé, pero tengo que intentar expulsar la corrupción en el ejercicio de su cargo. Si alguien está imputado debe irse de la vida pública y renunciar al aforamiento, cosa que proponemos suprimir, y si finalmente le exculpan, podrá volver. Esa persona ya no tiene credibilidad para defender nada. Cuando imputen a un señor que es militante o cargo público de Ciudadanos en un caso de corrupción política no va a ser cargo del partido, sencillamente. O se va o le echamos. Es un listón muy alto, otros no tienen listón, como el caso Bárcenas o el hijo de Pujol sentado como presidente de grupo parlamentario. Muchos dicen que es injusto apartarse porque es imputación no condena, pero estar en un escaño no es obligatorio, puedes trabajar mientras o defenderte sin aforamiento. Algunos lo que quieren como Chávez o Griñán, por ejemplo, es mantener aforamiento al Supremo para no ir ante la juez Alaya.

Porque están asustados…

A lo mejor han hecho cosas que no debían. En nuestras listas no habrá ningún imputado por corrupción política, es nuestro sello de garantía. Y si en el ejercicio de su cargo pasa, fuera, no tendré la mano blanda.

¿Apuesta a qué Bárcenas se va a fugar?

Él sabe lo que le puede caer de cárcel. Hombre, dinero fuera de España parece que tiene para poder fugarse, riesgo hay. Pero hay gente más privilegiada que Bárcenas, como Pujol y hablo de sus hijos que tienen dinero y negocios en medio mundo y no les han retirado ni el pasaporte. Están viajando por medio mundo, pueden destruir pruebas, mover dinero… y están imputados por delitos fiscales, de fraude y blanqueo. Me pregunto: ¿A quién habrá llamado el padre Pujol para que sus hijos puedan campar a sus anchas?

Le estarán pagando favores políticos…

Sí, creo que se pagan. Los pactos entre partidos no hay que condenarlos, son necesarios y sanos, pero no el cambio de cromos. Tú me tapas la corrupción en Andalucía y yo en Valencia. Esto es lo que ha hecho el PP o el PSOE, te dejo que hagas lo que te dé la gana en Cataluña a cambio de que apoyes al Gobierno central. Son pactos entre mafias, donde Pujol es el capo. Un pacto de verdad es lo que se consiguió entre Carrillo, Suárez o Fraga.

El seguro contra el despido. Un 1% del sueldo del empleado va a una “cuenta individual”, una cantidad que el trabajador se lleva si lo despiden o se va. ¿Anula cotización de las empresas a la Seguridad Social? 

No, no, no. Proponemos una bajada de la cuota empresa a la cotización, la que tiene España es una de las más caras de Europa porque es un 35% de cuota del sueldo, es decir, para pagar 1.000 euros a un trabajador netos cada mes, cuesta 1.600 euros la contratación, encarece el contrato y hay menos contratos. Por ello proponemos que haya más empleados y menos cotización, si hay más empleados recaudamos más. Repartamos entre más y crezcamos. Ese 1% del que hablamos lo aporta la empresa, no el trabajador, así no le penaliza el sueldo y tiene una pequeña mochila económica. Una persona que lleva 15 años en una empresa y se va, quizá se lleva 10.000 euros. No es un despido, pero con ese dinero puede montar un negocio o jubilarse antes.

Y esa mochila se la lleva también si le despiden junto a la indemnización, ¿no? ¿Es todo compatible?

Sí, es complementario. Nuestro contrato único lleva una indemnización progresiva que va de 12 a 33 días. Al principio comienzas por menos días por año trabajado y acabas con los 33 a partir del séptimo año. Al ser progresivo y acabar con la dualidad temporal-fijo, todo el mundo tendrá un contrato indefinido. Se garantiza que el empleo sea estable, que la gente pueda pedir créditos, que no sean contratos kleenex. Esto da ventajas al trabajador y el empresario le permite no tener el miedo de la contratación fija. Otra cosa que quiero que quede clara, esto no es retroactivo, que nadie piense que va a perder sus derechos.

¿Y también compatible con las pensiones públicas?

Claro, van aparte, lo que hayas cotizado a pensiones va a pensiones. Esta mochila es un nuevo derecho que le garantizamos al trabajador, el único pacto trabajador-empresario es que la indemnización no es fija de un día para otro y que se acaban los contratos basura. El 90% del empleo creado por este Gobierno es temporal, así que lo de sacar pecho… con estos contratos temporales…

¿Usted podría vivir con el sueldo mínimo que hay en España fijado en 757 euros?

No, de entrada porque tengo una pensión de alimentos con mi hija que ya es más que eso. Cuando uno tiene ingresos, tiene gastos. Vivo en un piso de alquiler por el que pago 900 euros, por eso no podría vivir con este sueldo, por eso proponemos un complemento salarial. No se trata de que todos tengamos que vivir con el mismo sueldo, sino que no se baje de esa cifra. El mínimo es una garantía para que ningún empresario contrate por debajo, una cifra para calcular las indemnizaciones, pero el mercado laboral no siempre está en ese mínimo. El drama de verdad es que 7 millones de españoles trabajan y son pobres, se levantan cada día y están bajo el umbral de la pobreza porque no llegan a final de mes.

A usted le dieron la caña de pescar, ¿no?

Siempre me ha gustado más poder pescar a que me repartan el pescado.