Compartir

Hay una 'minirebelión' a bordo que puede sofocarse internamente como ya ocurrió en el pasado en este mismo frente de política social. Y es que, tal y como publica El Mundo, parlamentarios provida del PP han enviado una carta al presidente del Gobierno para advertirle de que votarán en contra del cambio planteado en la actual Ley del Aborto. La carta fue enviada en febrero y, por supuesto, lleva la firma de sus señorías implicados en este movimiento. Y no respaldarán con su voto una reforma de la ley del aborto, limitada únicamente a impedir que las chicas de 16 y 17 años no puedan abortar sin el consentimiento de sus padres.

Así, mientras el Gobierno anunciaba su intención de propiciar este cambio con una nueva disposición en la ley de la Infancia, los parlamentarios díscolos avisaban que de que no apoyarían la modificación porque suponía convertir en papel mojado el derecho a la vida. En su misiva justificaban su negativa a una modificación tan limitada en que, otras muchas razones, avalarla supondría “dar por buena” la actual ley de plazos -la llamada ley Aído- contra la que 70 diputados del PP, entre ellos el propio Rajoy y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, presentaron un recurso ante el Tribunal Constitucional. 

Esa misiva de los diputados y senadores 'provida' tuvo su efecto. Aunque parcial e insuficiente, según algunas voces. El grupo popular hacía pública la presentación de una proposición de ley para modificar la actual norma, estrictamente en lo que se refiere a la aprobación de los padres, en el caso de ser menores.

Pero el malestar es evidente entre los parlamentarios díscolos ya que creen que sus advertencias no han tenido eco ni en La Moncloa ni en el propio partido, ya que la misiva a Rajoy tuvo su correspondiente copia a la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal.