lunes, 28 septiembre 2020 2:42

Crecida del Ebro: Alerta y miedo a consecuencia del río

No se acertó con las predicciones de caudales el río Ebro. Y por ello el miedo y las horas de incertidumbre se extienden por lso barrios ribereños de Zaragoza y núcleos rurales de Aragón y Navarra. En Zaragoza, el Ayuntamiento ha disparado el nivel de alerta y ha movilizado al máximo su plan de emergencia por riadas, al observar que la avalancha de agua ha aumentado aceleradamente.

Y es que las predicciones de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) apuntaban el viernes que la punta de la crecida iba a llegar a Zaragoza este domingo; ayer se pospuso al lunes; pero los niveles del río se desbocaron a mediodía del domingo, con lo que ello supone.  Y es que a la una de la tarde de este domingo el Ebro ya superaba los 5,5 metros de altura a su paso por Zaragoza capital. ¿Miedo? Parece lógico porque en Zaragoza todo el mundo se acuerda de lagran riada de 2003 e incluso no se descarta que se vean superados. Y hay quien anuncia ya la mayor crecida del Ebro que vive Zaragoza en casi 40 años.

Mientras, en muchos pueblos de la ribera del Ebro siguen luchando para hacer frente a la inundación. En Zaragoza capital, su barrio rural de Alfocea ha quedado incomunicado; en otro barrio rural, el de Monzalbarba, el nivel de las aguas está ya como en 2003 y aún está por llegar lo peor de esta crecida; en la localidad de Sobradiel se trabaja desde este domingo en tratar de reforzar las riberas del río y en Torres de Berrellén se teme seriamente por la inundación del casco urbano.

Mientras tanto, numerosas carreteras siguen cortadas. Una de ellas, la única que da acceso a la localidad de Boquiñeni. Este sábado se decidió romper un tramo de esta carretera para desaguar agua e intentar proteger al casco urbano. El pueblo fue evacuado, ahora ya pueden regresar los vecinos, pero no podrán pasar hasta que se habilite un puente con el que dar paso por esa carretera. No es al única, ayer ya se permitió la vuelta a sus casas de los vecinos de Pradilla de Ebro.

Mientras tanto, conforme avanza la riada por las tierras del Ebro se dispara el riesgo de nuevas evacuaciones. De hecho, en las últimas jornadas han sido desalojadas diversas zonas residenciales especialmente vulnerables en el entorno de Zaragoza. Y preocupa especialmente la situación en Pina de Ebro, que teme por sus defensas en las márgenes del río.

EN NAVARRA

El Gobierno de Navarra mantiene la alerta por inundaciones en el tramo bajo del Ebro, como consecuencia de la aportación de agua proveniente de la cabecera del río, que después de ocasionar en la jornada de ayer la mayor avenida de los últimos años en localidades como Mendavia y Lodosa, mantiene todavía altos los niveles del río Ebro a su paso por localidades como Fontellas y Ribaforada. En concreto, el Ebro se encuentra en Castejón con una altura de 7,17 metros y un caudal de 1.948 m3/s, según datos de las 9.30 horas del lunes. Por su parte, el río Ega está en prealerta en Andosilla, con un nivel de 2,25 metros y un caudal de 99 m3/s. No hay más alertas en los ríos de la Comunidad foral.