Compartir

Grecia cambia de términos, pero quiere continuar con la ayuda financiera de la Unión Europea. El presidente heleno, Alexis Tsipras, busca dejar atrás el rescate pero no el préstamo acordado con el resto de socios europeos, es decir, cumplir con sus votantes y no decir adiós al dinero procedente de Bruselas.

Según han publicado varios medios griegos, el Gobierno griego tiene previsto plantear hoy una extensión del crédito durante seis meses más, a partir del 28 de febrero -fecha en la que finaliza el anterior acuerdo-, pero no con las condiciones que marcaba el rescate financiero. Como es de esperar, este nuevo acuerdo también tendría una serie de cláusulas a cumplir por el gabinete de Tsipras.

El medio 'ekathimerini' apunta a que las conversaciones entre las instituciones europeas y el Gobierno griego han continuado durante la semana, pese a la reunión fallida del Eurogrupo el pasado lunes.

Precisamente, ese acuerdo propició el ultimátum que vence este viernes y sobre el que Grecia debe decidir si acepta o no las condiciones pactadas. En este sentido, el ministro de Finanzas heleno, Yanis Varoufakis, aseguró que su país no firmará una prórroga del actual rescate, ya que consideran que es “parte del problema, no de la solución”.