Quantcast

El BCE aprueba financiación extra para los bancos griegos

Las autoridades del Banco Central Europeo aprobaron el jueves una financiación extraordinaria para los bancos griegos, mientras se apretaba la pinza financiera antes de la crucial reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro sobre el futuro del país.

Una funcionaria de la Unión Europea aseguró que funcionarios griegos se reunirán pronto -probablemente el viernes, en Bruselas- con representantes de la UE, el BCE y el Fondo Monetario Internacional, para preparar la importante ronda de diálogo del lunes con el Eurogrupo.

En la reunión se analizará el terreno común entre el actual programa de rescate y los planes del nuevo Gobierno griego, aseguró a los periodistas la portavoz del jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

La inesperada decisión del BCE puso en evidencia cómo la creciente desconfianza en el nuevo Gobierno griego, que desechó un programa de ayuda a cambio de reformas, está secando las fuentes de financiación de los bancos, como los depósitos.

En respuesta a esta medida, el BCE aumentó el tope de la Asistencia de Liquidez de Emergencia (ELA, por sus siglas en inglés) para los bancos griegos en unos 5.000 millones de euros (5.700 millones de dólares), hasta los 65.000 millones de euros, dijeron a Reuters funcionarios del banco central y del Gobierno de Grecia.

El jefe del banco central de Austria, Ewald Nowotny, ofreció una zanahoria al Ejecutivo izquierdista griego, al asegurar que si firma un programa de reformas, el BCE podría sustituir este fondo de emergencia con una financiación directa más barata.

“Si hay un acuerdo nuevo creo que podremos volver al viejo sistema, cuya condición era tener vigor un programa activo”, dijo Nowotny, integrante asimismo del Consejo de Gobierno del BCE, a Reuters.

El Consejo de Gobierno se reunirá de nuevo el 18 de febrero, donde podría cambiar su postura sobre la ELA a los bancos griegos si queda claro que puede llegarse a un acuerdo sobre un nuevo rescate. Aunque también podría reducir o detener el financiamiento si Atenas sigue enfrentada con sus pares de la zona euro.

Las conversaciones celebradas el miércoles por los ministros de Finanzas de la zona euro no llegaron a un acuerdo sobre la ampliación del programa de rescate de Grecia, que expira a fines de este mes.

Un acuerdo daría tiempo a Grecia para negociar un nuevo programa de reforma o “contrato” con Grecia.

Por ahora, los prestamistas griegos dependen de la ELA, aunque no está claro cuánto tiempo puede durar esto.

“La pregunta ahora es si hay un movimiento político y si Grecia cae bajo un programa”, dijo una persona familiarizada con el asunto. “La ELA es para los bancos solventes y su solvencia está estrechamente vinculada a la solvencia del Estado”.

Comentarios de Facebook