Compartir

Los peritos de la Agencia Tributaria y de la Intervención General del Estado (IGAE) que han realizado informes remitidos al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz sobre los trabajos que el estudio de arquitectura Unifica Servicios Integrales realizó en la sede del PP y sobre las donaciones de empresarios a la formación comparecerán a partir de hoy ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz para ratificar sus conclusiones.

La Agencia Tributaria, dependiente del Ministerio de Hacienda, sostiene que Unifica cometió cuatro delitos fiscales en las obras de remodelación de la sede central del Partido Popular (PP), situada en la calle Génova de Madrid, que se llevaron a cabo entre los años 2005 y 2011.

El informe, al que ha tenido acceso Europa Press, destaca que la compañía, dirigida por el arquitecto Gonzalo Urquijo, “habría dejado de ingresar” a la Hacienda pública unas cuotas que en cuatro ejercicios “superan los 120.000 euros”, límite establecido por el Código Penal para el delito fiscal. Se trataría, en concreto, del Impuesto de Sociedades correspondiente a los años 2006 y 2007 y del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de 2009 y 2010.

El organismo tributario confirma que las obras de reforma de la planta baja de Génova, que se llevaron a cabo en 2006, presentan un descuadre de 750.095,04 euros que el PP abonó al estudio de arquitectura Unifica “con fondos ajenos al circuito económico legal”, según apuntó Ruz en un auto dictado en noviembre pasado.

La Agencia Tributaria llega a esta conclusión tras cotejar las dos certificaciones sobre estas obras que elaboró Unifica, una por el importe total de los trabajos y otra descontando los supuestos pagos en negro. Así, apunta que por los trabajos de 2006 el estudio tendría que abonar 332.295,30 euros a Hacienda para regularizar su situación fiscal. Teniendo en cuenta las anotaciones que el extesorero Luis Bárcenas realizó en sus manuscritos, que reflejaban unos pagos inferiores a los descuadre entre certificaciones, la propuesta de regularización supondría un pago de 134.162,04 euros.

1,71 MILLONES EN NEGRO

Ruz pidió el informe sobre las cuotas defraudadas por Unifica en noviembre pasado, tras dictar un auto en el que revelaba que el PP pagó otros 750.000 euros con dinero negro en las obras de reforma de su sede central, en la calle Génova de Madrid, que se suman a los descuadres de 960.347,2 euros que fueron descubiertos en junio de 2014. En total, se habrían pagado en negro 1,71 millones de euros.

Según el auto de noviembre, sólo una parte de estos fondos (184.000 euros) “habrían tenido reflejo” en la contabilidad B que gestionaban los extesoreros Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas, mientras que el resto (566.095,04 euros) no aparecía en sus manuscritos. Además de los asientos consignados por Bárcenas, “otra parte”, según el magistrado, “habría sido abonada como anticipo o pago a cuenta sin facturar”, tras lo cual se pudo aplicar “un descuento”.