Compartir

El oficial de la Policía V. Satyanarayana ha detallado que muchos de los niños rescatados sufrían problemas de piel y otras enfermedades. “Encontramos a los niños confinados en sus lugares de trabajo y en condiciones inhumanas”. “Eran obligados a trabajar casi doce horas al día sin descanso”, ha agregado.

Asimismo, ha detallado que eran obligados a permanecer en condiciones anti higiénicas y que eran vigilados a través de cámaras de vídeo. En caso de que alguno de ellos interrumpiera su trabajo, era golpeado, ha dicho Satyanarayana.

El Gobierno indio ilegalizó en 2012 el trabajo de cualquier persona menor de catorce años, en parte gracias al trabajo del activista Kailash Satyarthi, quien ganó el Premio Nobel de la Paz en 2014 por sus esfuerzos.

Pese a ello, India sigue contando con millones de niños que trabajan, siendo la cifra oficial reconocida de 4,35 millones. Sin embargo, Satyarthi eleva esta cifra hasta los 60 millones de niños.