Compartir

Alrededor de un minuto después de anunciar que el motor estaba en llamas, las cajas negras dejaron de grabar, ha informado el Consejo de Seguridad de Aviación. Este problema puede suceder cuando el suministro de combustible a un motor es interrumpido o cuando hay un fallo de combustión.

El vuelo GE235 de TransAsia tranportaba a 58 pasajeros y tripulantes cuando cayó entre los edificios por encima de un puente y con una de sus alas prácticamente tocando el suelo antes de precipitarse al río poco después de despegar el miércoles.

El balance de víctimas del accidente ha ascendido a 34 muertos después de que los equipos de rescate hayan recuperado otros tres cadáveres en el lugar del suceso. La Administración de Aviación Civil ha indicado que otras nueve personas siguen desaparecidas, entre ellas una de las azafatas del vuelo, según ha informado la agencia estatal taiwanesa de noticias, CNA.

Los medios taiwaneses han informado este jueves de que el cuerpo del piloto del avión, considerado como un héroe por sus últimas acciones momentos antes del accidente, fue localizado aferrado a la palanca de mando de la aeronave, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

El alcalde de Taipei ha destacado la pericia del piloto, identificado como Liao Chien Tsung, quien consiguió evitar que el avión se estrellara contra los edificios, desviándolo hacia el río Keelung, donde se produjo el impacto.