Compartir

Todo ocurría hace pocos días cuando una patrulla recibe un aviso urgente ya que un joven, supuestamente armado, está amenazando a su ex novia con un arma mientras ella asiste a una boda en una iglesia cercana. Uno de los dos agentes se acercan para identificar al sospechoso y durante el cacheo el joven huye a la carrera.

En un momento dado, el sospechoso pierde una pistola que llevaba oculta entre la ropa y cuando se detiene para recogerla, el policía no lo duda y vacía su cargador con el muchacho de 21 años hiriéndolo mortalmente. Otro joven se acerca para intentar ayudar a su amigo pero el agente se lo impide gritándole que se aleje mientras llegan refuerzos. El sospechoso murió pocos minutos después por las heridas sufridas.

Lo más llamativo del caso es que ha sido el propio agente y el cuerpo de policía de Oklahoma los que han difundido el vídeo asegurando que lo hacen para “educar” a la gente y demostrar qué ocurre en algunas situaciones. Sin embargo, después de los recientes casos de muertes por disparos a manos de la policía en otros estados del país, muchos consideran “desmesurada” la reacción del policía ya que, viendo las imágenes, no parece que haya en ningún momento riesgo para la vida de ninguno de los presentes.

Numerosas cadenas de televisión se están haciendo eco de estas imágenes y debatiendo sobre si la actuación del agente -así como la divulgación de las imágenes- está justificado o no.