Compartir

El Gobierno de Israel ha asegurado este jueves que la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (FINUL) le ha transmitido que el partido milicia chií libanés Hezbolá no quiere entrar en una escalada de la violencia, tras el enfrentamiento del miércoles que acabó con la vida de un 'casco azul' español y dos militares israelíes.

La frontera entre Israel y Líbano, delimitada por la denominada 'Línea Azul', ha permanecido tranquila este jueves por la mañana, tras el intenso enfrentamiento registrado la víspera entre militares israelíes y milicianos de Hezbolá.

El ministro de Defensa de Israel, Moshe Yaalon, ha asegurado que Israel ha recibido un mensaje de la misión de la ONU, que le ha transmitido que Hezbolá no está interesada en una escalada de violencia. “De hecho, el mensaje ha sido recibido”, ha afirmado. “Hay líneas de coordinación entre nosotros y Líbano por medio de la FINUL y ese mensaje ha sido recibido desde Líbano”, ha explicado.

“Hasta que la zona esté completamente tranquila, las Fuerzas de Defensa de Israel continuará preparadas y listas”, ha asegurado el responsable político de las Fuerzas Armadas israelíes.

El enfrentamiento entre Hezbolá e Israel registrado este jueves llega después de que el pasado 18 de enero un ataque aéreo israelí contra un convoy de Hezbolá en Siria acabara con la vida de varios de sus milicianos y de un general iraní. En el enfrentamiento entre las Fuerzas de Defensa israelíes y Hezbolá de este miércoles han muerto dos militares israelíes alcanzados por misiles lanzados desde Líbano y un 'casco azul' tras la respuesta de la artillería israelí. España ha pedido a la ONU que investigue lo sucedido.