Compartir

Es popular, famoso y un reclamo irresistible, al parecer, para casi todo el mundo. Y es que parece inevitable que ante su presencia, el más pintado quiera posar con él. Lejos de ser una compañía tóxica, como cabria esperarse, se ha convertido en objetivo público de los flashes del móvil.

Aunque Génova ha pedido a sus cargos que abran distancia con el joven, según el diario EL Mundo; si hace diez días el joven fue recibido con 'honores' en una montería por el alcalde del PP de un pueblo de Cáceres, el último episodio refiere alguna noche de fiesta con algún que otro cargo orgánico del PP. Y es que el pasado viernes, por ejemplo, Nicolás posó en una exclusiva discoteca de Madrid junto a la presidenta del PP de Pollença (Mallorca), Antonia Mas, que se encontraba en Madrid con motivo de la Convención Nacional del PP. 

¿Quién tuvo al idea de posar? No fue de Francisco Nicolás sino la propia dirigente que llegó a solicitar a la seguridad del local que le dejasen entrar en la zona VIP para fotografiarse con Nicolás en compañía de un miembro de Nuevas Generaciones. Y ni siquiera quiso desprenderse de su acreditación del PP.

Eso es tener magnetismo…