Compartir

Las urnas dictarán que políticas se ejecutan en Grecia a partir de la próxima semana, para resolver los graves problemas que afronta un país que lleva al borde del ataque de nervios ocho años. El último Eurobarómetro de la Comisión Europea muestra cómo los principales problemas de los helenos están relacionados directamente con su situación económica: el desempleo procupa al 60% de los encuestados, seguido por la situación económica y la deuda del Gobierno. Como se muestra en este gráfico, a estos problemas les siguen asuntos como los impuestos, el estado de la seguridad social y la inflación.

¿EN QUÉ PIENSAN LO SGRIEGOS ANTES DE IR A VOTAR?

Esto, a su vez, se relaciona con la valoración que hacen de la economía nacional: según el Eurobarómetro, el 98 por ciento de los griegos cree que su situación económica es totalmente mala, siendo el país que peor valora este aspecto de toda la Unión Europea. Con todo, ¿cómo ven el futuro? Lo cierto es que la mayoría de los griegos creen que les quedan años por sufrir el impacto de la crisis en el empleo: el 61 por ciento asegura que lo peor está aún por llegar, mientras que el 38 por ciento estima que la situación económica ya ha llegado al límite y no puede ir a peor.

¿SE SIENTEN CIUDADANOS DE LA UE?

También en el Eurobarómetro se pregunta sobre su opinión como 'europeos'. En este punto, más de la mitad de los griegos dicen no sentirse ciudadanos de la UE, mientras que el 45 por ciento de ellos dicen que sí: cuatro puntos por debajo de la anterior encuesta -de septiembre del mismo año-.

Además, también ha descendido el apoyo al euro de los griegos: el 63 por ciento dice estar a favor de la moneda única, un porcentaje seis puntos menor que en el anterior Eurobarómetro.

EL FANTASMA DEL PARO Y LA DEUDA

Desde el inicio de la crisis, la tasa de paro del país heleno no ha dejado de crecer hasta este 2014, cuando por primera vez ha visto un leve descenso. la tasa de paro pasó de un ocho por ciento en 2007 a casi un 26 por ciento, según los últimos datos facilitados por la Oficina Estadística de Grecia (Elstat). El paro juvenil ha sufrido la misma suerte: en 2007 se situaba en un 24,7 por ciento, mientras que al terminnar 2014 afectaba a más de la mitad de los jóvenes, al 56,6 por ciento, después de casi haber alcanzado al 60 por ciento de ellos en 2013.

El Producto Interior Bruto del país heleno ha ido cayendo desde que comenzara la crisis. Los datos estacionalizados facilitados por la Oficina Estadística de Grecia muestran cómo en el primer trimestre de 2007 el PIB era de 61.665 millones de euros, llegando a bajar hasta los 45.994 millones de euros en el cuarto trimestre de 2013.

Grecia ha pasado de tener una deuda de casi 239 millones de euros en 2007, lo que equivalía al 103 por ciento de su PIB, a 319 millones en 2013, es decir, casi un 175 por ciento de su Producto Interior Bruto. De este modo, el paso de la crisis no ha hecho más que aumentar la deuda del Gobierno griego, que copa máximos históricos. Aún así, un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la deuda irá descendiendo y pasará de representar el 175 por ciento del PIB actual al 7 por ciento en 2022.

…Y LUEGO LOS IMPUESTOS

En general, los griegos tiene que hacer frente a mayores impuestos que la media de la OCDE, una diferencia que fue especialmente notoria en 2011, cuando en Grecia los impuestos representaban un 43,2 por ciendo del coste laboral y la media de la OCDE señalaba un 35,6 por ciento. En 2013, los impuestos representaban casi un 42 por ciento de lo que ganaba una persona con un sueldo medio en Grecia, como se observa también en el gráfico, en el que se ve su evolución.

Este es el sombrío panorama con el que Grecia vota hoy bien por las políticas continuístas apegadas ala letra y el espíritu de la música que compone la troika o bien por romper las partituras y cambiar al director de orquesta, que bien puede ser Alexei Tsipras y Syriza.