Compartir

Australia es un lugar ideal para intentar 'cazar' contratos jugosos y sin riesgo. Allí, las grandes constructoras como ACS, Acciona o Ferrovial compiten por hacerse con obra pública y privada de entidad, atraídos por sus jugosos contratos, la estabilidad jurídica del país y la cercanía a los mercados asiáticos. Así, según publica el confidencia, precisamente las tres grandes de nuestro país  compiten y ya se han colado en la final del mayor proyecto de carretera urbana del país: el concurso del WestConnex, la ampliación de la autopista de Sidney, una serpiente de 33 kilómetros que unirá el oeste y el suroeste de la capital con el distrito financiero. Y no es cualquier proyecto, ya que garantiza, al menos, una década de trabajos.

Presupuestada en 7.500 millones de euros, la obra se ha dividido en tres segmentos, uno de los cuales ya tiene garantizado el sabor español. ACS, Acciona y Ferrovial encabezan los tres consorcios que han sido elegidos finalistas para construir los túneles de la vía. 

Las autoridades australianas prevén elegir al ganador en el primer semestre del próximo año 2015, fecha en la que también se espera que se conozca quién construirá el otro gran tramo de los tres en que se ha dividida la actuación. Y ojo, porque este tramo tiene también representante español, ya que el pasado verano Acciona se coló en la terna finalista.