Compartir

Un joven negro de 18 años ha muerto después de que supuestamente fuese tiroteado por un agente de Policía en una gasolinera de un suburbio de St. Louis cercano a la localidad de Ferguson, en el estado norteamericano de Misuri.

La víctima, identificada como Antonio Martin, de 18 años, recibió al menos un disparo cuando se encontraba junto a su novia en una gasolinera de Berkeley, según fuentes de la familia citadas por el periódico 'St. Louis Post-Dispatch'.

El Departamento de Policía del condado de St. Louis ha explicado en un comunicado que el agente que realizó los disparos realizaba una patrulla de rutina cuando vio a dos hombres. Al aproximarse, uno de ellos “empuñó un arma y apuntó al agente”, según la versión oficial, en la que no se señala a Martin en ningún momento. El policía, que “temía por su vida”, realizó varios disparos e hirió mortalmente al joven, mientras que el otro hombre “huyó del lugar”.

Tras el suceso, decenas de personas se han concentrado en la zona para protestar por lo ocurrido. Las fuerzas de seguridad locales, que no han dado su versión de lo ocurrido, han realizado varios arrestos durante esta manifestación espontánea.