viernes, 2 octubre 2020 1:47

Caso Pretoria: Ruz procesa a la vieja guardia de Pujol por embolsarse 21 millones

La Audiencia Nacional, tras cinco años de duro trabajo, puede decir que da por cerrada la investigación de la Operación Pretoria, un caso muy mediático y que representa uno de los escándalos más conocidos de corrupción. En total, once personas se sentarán en el banquillo de los acusados, entre los cuales se encuentran Lluis Prenafeta, considerado el fontanero de Jordi Pujol, Maciá Alavedra, conseller durante 15 años en la Generalitat- y conocidos ambos como la 'guardia pretoriana' del president-, además del ex diputado del PSC, Luis García, y el exalcalde socialista de Santa Coloma de Gramanet, Bartomeu Muñoz. 

El juez Pablo Ruz le considera responsable de tráfico de influencias, soborno y blanqueo de capitales. En el auto dirimido, el magistrado asegura que existe una “trama dirigida a la realización de labores de intermediación o influencia en adjudicaciones públicas”. Operaciones, todas ellas realizadas en localidades de la provincia de Barcelona como Santa Coloma de Gramenet, Badalona y Sant Andreu de Llavanares. 

Según los cálculos del propio Ruz, la trama ingresó 21 millones de euros, de los cuales sólo Prenafeta se llevó casi 15. Los otros 6 restantes fueron a parar, presuntamente, a Luis Andrés García, más conocido como Luigi, y Bartomeu Muñoz.

El modus operandi consistía siempre en cambiar el adjudicatario y recalificar más tarde los terrenos para venderlos a un precio superior a cambio de “cuantiosas comisiones” y con perjuicio a los Ayuntamientos afectados.