Quantcast

Alto el Fuego: Presidente de Colombia no acepta condiciones de la guerrilla

“Por ningún motivo vamos a renunciar ni a hacer excepciones en el cumplimiento de esa obligación”, manifestó el presidente en un acto celebrado en la ciudad de Quibdó, capital del departamento occidental del Chocó.

Santos comparó la exigencia de las FARC, de que para la continuidad del cese el fuego no debe haber ataques por parte de la fuerza pública, con el regalo de una rosa, “pero cuando la abrimos hay un tallo lleno de espinas”

Un gesto de paz o una trampa. Esa es la duda que parece tener el presidente colombiano. Y ante la duda… Pese a los dilemas que plantea la propuesta de las FARC, Santos y su Gobierno la valoraron de manera positiva por considerar que supone un avance para lograr que la confrontación armada baje su intensidad y firmen la paz en 2015.

La oposición, sin embargo, mostró su rechazo y se preguntaba si se trata de una estrategia para rearmarse y fortalecerse en el campo militar. Tampoco dejaban de lado el hecho de que la guerrilla practica un tipo de guerra irregular de difícil verificación, como las deportaciones selectivas, el reclutamiento de niños y la exigencia del impuesto revolucionario, una práctica que han recrudecido en las últimas semanas en algunas regiones del país.

También preocupa que las FARC hayan secuestrado en los últimos dos años a medio centenar de ciudadanos, aunque se comprometieron a no hacerlo, y que Santos asegure que han cumplido su palabra en contra de datos de determinadas ONG como la Fundación País Libre.

Comentarios de Facebook