Compartir

Un hombre armado tiene en vilo a toda la policía australiana desde hace horas. Ha capturado a varias personas dentro de una cafetería en Sydney. Las autoridades aseguran que no hay más de 30 rehenes, mientras que ya están fuera cinco de ellos. El primer ministro, Tonny Abbot se ha reunido de urgencia para tratar este incidente que creen que podría ser por motivos políticos.

La comisionada adjunta de la Policía de Nueva Gales del Sur, Catherine Burn, ha confirmado que tres personas han abandonado la cafetería. Al parecer, se trataría de un miembro del personal de la chocolatería y dos clientes, según los medios locales. Después han salido dos mujeres corriendo y no parecen haber sufrido ningún daño físico. Por el momento se desconoce si se han escapado o se ha llegado a algún acuerdo, aunque las fuerzas de seguridad han confirmado haber mantenido contacto durante las dos últimas horas.

El hombre, al parecer, pertenece al Estado Islámico y es uno de los denominados lobos solitarios, que actúan fuera de las células principales. El número de rehenes es indeterminado, se cree que está entre los 10 y los 30, y ya han evacuado a miles de personas de los alrededores, donde se encuentran cientos de agentes.

En las imágenes que ha ofrecido la televisión australiana se pueden ver a algunos de los rehenes obligados a apoyarse en las ventanas del establecimiento mostrando una bandera con la 'shahada' (“No hay más Dios que Ala y Mohamed es el mensajero de Ala”), significado de declaración de la fe islámica. También se ha podido ver una imagen borrosa del presunto secuestrador, también con una gorra con inscripciones islámicas. Los medios locales apuntan a que estaría armado con una escopeta y con un machete.

IDENTIFICADO

La Policía australiana ha logrado identificar al hombre armado de Sydney, según ha informado la cadena de televisión australiana ABC,
que ha asegurado que las autoridades le ha solicitado que no desvele su
identidad.

El hombre se ha puesto en contacto con varios medios de comunicación enviando vídeos con sus exigencias. “Ten News ha recibido un vídeo en el que uno de los rehenes de la cafetería Lindt transmite las exigencias del hombre armado. A petición de la Policía no las difundiremos”, ha explicado en la red social Twitter Hugh Rimington, presentador de la cadena de televisión australiana Ten. .

“La Policía de Nueva Gales del Sur nos ha pedido a nosotros y a otros que no difundamos las exigencias del hombre armado de la cafetería Lindt. Obedeceremos”, ha afirmado el presentador australiano.

CONTACTO CON EL SECUESTRADOR

La comisionada adjunta de la Policía de Nueva Gales del Sur, Catherine Burn, ha confirmado que las fuerzas de seguridad han mantenido contacto en las dos últimas horas con el hombre armado, de unos 40 años, que mantiene a decenas de personas retenidas en una cafetería de Sydney, pero no han trascendido los datos de dichas conversaciones.

Burn ha explicado que hasta el momento sólo se habían recibido contactos por parte de los rehenes. Las negociaciones de la Policía continúan y en la zona permanece un equipo de negociadores, ha informado ABC.

ABBOTT DESCONOCE SI HAY MOTIVACIÓN POLÍTICA

“Desconocemos si esconde motivaciones políticas, pero no lo descartamos”, ha manifestado el primer ministro en su breve comparecencia ante los medios, donde pidió calma a la población.

“El objetivo de la violencia políticamente motivada es provocar el miedo”, ha afirmado Abbot, ante lo que incidido en que “Australia es una sociedad pacífica y abierta”. “Nada debería cambiar esto”, ha subrayado ante los medios.

El mandatario ha afirmado que “hay gente” que quiere hacer daño a la población australiana, ante lo que ha mostrado su confianza en que las fuerzas de seguridad actúen “con completa profesionalidad”.

DETENCIONES DE LA LUCHA ANTITERRORISTA

Antes de que se tuviera constancia de este incidente, la Policía australiana arrestó este lunes a un hombre, con domicilio en Sydney, en el marco de una operación para cortar la red de tráfico de capital y combatientes por la que decenas de australianos han viajado a Siria y a Irak para combatir a grupos milicianos islamistas.

El detenido, un varón de 25 años de edad, era objetivo concretamente de una investigación en torno a un presunto ataque terrorista que iba a tener lugar en suelo australiano, según ha informado a Reuters la Policía Federal Australiana en un comunicado.