Compartir

La conductora, cuyo nombres es Kristina Buhrman, se ha convertido en una auténtica estrella, y no es para menos. El día del siniestro, esta profesional del volante estaba llevando a los estudiantes al colegio, en el condado de Polk en Florida, cuando alertaron que olía a humo, según informa ABC News. Rápidamente se encendieron las alarmas en la cabeza de nuestra heroína. ¿Qué podía estar pasando?

Mientras el fuego se estaba ooriginando y cuando el tiempo apremiaba, esta mujer echó mano del todo el valor que atesora, que no debe ser poco, y con calma, Kristina paró el vehículo y empezó a evacuar a los estudiantes mientras llamaba al número de emergencias. La actuación rápida de esta norteamericana permitió que nadie resultara herido a pesar de que el autobús acabara calcinado.