Compartir

“La Constitución se puede reformar pero es muy importante que tengamos muy claro qué es lo que se quiere reformar y seamos serios”, ha declarado Rajoy a su llegada al trigésimosexto aniversario de la Carta Magna que se celebra en el Congreso, un acto al que ha acudido acompañado por varios de sus ministros.

Al ser preguntado por una encuesta que sostiene que el 65 por ciento de los catalanes está a favor de la reforma constitucional, Rajoy ha señalado que hay “opiniones para todos los gustos” en los sondeos y ha añadido que “lo importante” es que cuando se modifican las reglas de juego se sepa exactamente qué es lo que se quiere hacer.

“Creo que los gobernantes y políticos debemos valorar bien las cosas para no equivocarnos”, ha proclamado, para añadir que España tiene “otras prioridades en este momento”.

Para el presidente, la Constitución del 78 “ha supuesto democracia, libertad, derechos fundamentales, modelo de Estado descentralizado, entrada en Europa y la mayor etapa de bienestar y progreso de los últimos tiempos”.

Para Rajoy la verdadera reforma está viniendo de la Unión Europea en la que se están produciendo cambios, prácticamente todos de tenor económico, muy importantes: unión bancaria, unión fiscal, un presupuesto europeo y eurobonos. “Ése”, ha dicho “es un cambio estructural por el que debemos apostar”. “El mundo va a más apertura y los Estados que quieran progresar tienen que estar en ese debate”.

El presidente ha finalizado insistiendo en que cuando se quiere emprender una reforma importante “hay que saber lo que se quiere hacer” y ha apuntado que en la actualidad el coro de voces que hablan de una reforma constitucional es demasiado variado y contradictorio como para atisbar una línea de revisión común mínima.

Sólo estaría de acuerdo en reformar algún tema muy concreto y siempre y cuando el partido socialista estuviera dispuesto a cumplir su palabra”, ha recalcado. “Estoy abierto a todos los planteamientos que se hagan, siempre y cuando no afecten a la unidad de España, la soberanía nacional o la igualdad y los derechos de los españoles. Tengo derecho a ello y creo en ello. Para cambiar eso conmigo que no cuenten”, ha subrayado.

Por su parte, Pedro Sánchez se ha estrenado en esta pasarela del 6 de diciembre felicitándose por los 36 años de una Constitución que él no votó por edad. Ha dado las gracias a “todos los que se movilizaron por la paz, la concordia y el progreso de España con el pacto constitucional”. El nuevo líder del PSOE ha reivindicado, no obstante, la renovación de la Carta Magna “para adecuarla a los parámetros del siglo XXI” y se ha mostrado convencido de que este propósito al final se abrirá paso.

Sánchez ha minimizado el portazo del Gobierno a su propuesta de crear una subcomisión en el Congreso que estudie los posibles cambios de la Ley Fundamental y ha asegurado que él “persistirá” ante Mariano Rajoy para emprender el camino de la reforma.

La mejor forma de defender la Constitución es transformarla y actualizarla”, ha afirmado el dirigente socialista. “Estoy convencido de que la reforma constitucional se abrirá paso; voy a continuar tratando de convencer al presidente del Gobierno”, ha añadido.

El líder de Izquierda Unida, Cayo Lara, flanqueado por el portavoz José Luis Centella, ha repetido la ceremonia de otros años. Se acerca al Congreso habla ante los periodistas y se va. Para él es una “hipocresía” que se ensalce la Constitución y luego “se incumpla generando violencia y creando dramas sociales”. “Algunos”, ha dicho, “se parapetan en la Constitución y actúan como salteadores de caminos”.

IU está a favor de “abrir un proceso constituyente para garantizar el derecho al pan, al trabajo, al techo y a la dignidad y garantizar la convivencia. IU defiende un modelo federal, republicano y laico”.