Compartir

Una grabación difundida este miércoles en Italia sobre la noche del naufragio del Costa Concordia muestra al capitán Francesco Schettino esperando un bote para abandonar el barco. El excapitán está acusado de ser el principal responsable del naufragio del barco, lo que demostraría que no se cayó a uno de ellos, como alegó.

La prensa italiana ha sido la encargada de difundir la grabación que el cuerpo de bomberos hizo durante la noche del naufragio en la que se ve a Schettino vestido con su traje de comandante y esperando, junto a otras personas en cubierta, la llegada de un bote de salvamento mientras el barco está completamente inclinado.

Estas imágenes son una de las pruebas aportadas por la acusación en el juicio por este siniestro en el que murieron 32 personas y será utilizado por la fiscalía para desmentir que el capitán “se cayó a una de las lanchas” en un movimiento brusco de la embarcación,  como él sostiene su defensa, y por lo que no pudo dirigir las tareas de salvamento. Desde la fiscalía delantaron que pedirán para el comandante 20 años de prisión.

Aquella noche, Gregorio De Falco, el comandante de la capitanía de Livorno, llamó varias veces a Schettino para que volviese al barco e informase de la situación y de los muertos que ya se habían producido, pero el capitán nunca volvió y se refugió en un hotel de la isla. Asimismo, acusó directamente a su segundo oficial como responsable del naufragio por no haberle advertido del riesgo.