Compartir

Fin de la cita. Después de un polémico paso por el ministerio de Sanidad, Ana Mato ha comunicado esta misma tarde al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que deja de ocupar el cargo para “no perjudicar al Gobierno”.

“No quiero, bajo ningún concepto, que mi permanencia pueda ser utilizada
para perjudicar al Gobierno, a su presidente ni al Partido Popular”
, asegura la propia Ana Mato en un comunicado difundido por el Ministerio de Sanidad.

Una dimisión que se produce horas más tarde de que el juez encargado del caso Gürtel, Pablo Ruz, propusiera que fuera juzgada por haberse beneficiado de regalos de la trama. Ese comunicado habría provocado que varias esferas del Partido Popular aconsejaran a la propia Mato la dimisión o en su defecto que Rajoy la cesara de su cartera. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, asume el ministerio de Sanidad de forma provisional.

Una dimisión que ha causado sorpresa en el entorno político del Congreso de los Diputados ya que horas anteriores de la dimisión, el círculo más cercano de Ana Mato anunciara que la renuncia de la ministra de Sanidad no se contemplaba como posibilidad sino más bien todo lo contrario, es decir, que en la jornada del jueves esta acudiría al Pleno de la Cámara Baja a defender las últimas medidas del Ejecutivo para hablar de la regeneración democrática.

A pesar de su dimisión, Ana Mato asegura que ese auto en ningún caso le imputa ningún delito ni le atribuye responsabilidad penal alguna, sino que se limita a comunicarle la resolución a efectos meramente civiles como consecuencia de su situación familiar en el momento en el que supuestamente se produjeron los hechos.

Mato se convierte en la primera pieza del Gobierno que cae debido al caso Gürtel.