Compartir

Los masones son un vestigio del pasado. Una rareza. Porque es raro que las logias, instituciones medievales por excelencia, sobrevivan 800 años después de su creación. Hoy en España, hay cerca de 4.000 de los que los más formados también son caballeros templarios del Gran Priorato de España. Con esta nomenclatura, la moderna fascinación de la literatura y el cine y, por último, la dictadura de Franco, es normal que despierten interés

Óscar de Alfonso: “Ja, ja, ja… Sí, podíamos cobrar 'royalties'. Nos haríamos de oro -bromea y se pone serio tras aclararse la voz- Es que la masonería es más antigua que muchísimos países, de ahí la curiosidad. Pero ganar dinero no es nuestra finalidad”.

Qué.es: ¿No? ¿Y entonces cuál? 

OdeA: “Llegar al perfeccionamiento humano. A ser mejores personas mediante el crecimiento íntimo. Nuestros valores son 'verdad, honor y justicia'. La extensión de la democracia y el bienestar en la sociedad podrían forman parte de los objetivos”.

Qué.es: Como un libro de autoayuda. Todos por la recta y virtuosa vía…

Qué.es: “Nosotros queremos personas honestas, justas, sí. Unas veces lo conseguimos y otras no. Hay de todo. Por ejemplo Breivik, el asesino de Utoya, era masón. Ya no, claro…”

             

Qué.es: Y si yo quiero ser masón, ¿qué hago?

OdeA: “Entrar en nuestra página web y escribir un e-mail a nuestro web master. La logia más cercana a tu lugar de residencia se pondrá en contacto contigo. Pasarás varias entrevistas y una votación te elegirá como aprendiz. Tiene que ser por unanimidad. La ceremonia de iniciación queda siempre como un recuerdo imborrable”. 

Qué.es: Son muchísimos los que piensan en oscuros conciliábulos, conspiraciones secretas y secretos impenetrables cuando hablan de los masones

ÓdeAlfonso: “Pensar de ese modo es completamente infantil. Puedo llegar a entenderlo por todo lo que se dijo, el interés que seguimos despertando y la leyenda negra histórica que arrastramos. Pero no hay órdenes secretas a las dos de la mañana, ni reuniones en oscuros callejones. Todo es mucho más normal”.

Qué.es: ¡Hombre! Normal, normal…

OdeA: “Desde el momento en que un grupo de personas se reúnen entre ellos sin querer desvelar el contenido de sus reuniones, ya da lugar ciertas suspicacias y sospechas. Nuestros rituales y prácticas en absoluto van contra la moral, la ética y la Ley”.

Qué.es: Los rituales es lo que les hace especiales. Será lo más espectacular y vistoso…

OdeA: “Pero solo es un medio para llegar a un fin. Cosas sencillas. Cuestiones más espirituales que religiosas, pese a que la masonería regular, a la que pertenece la Gran Logia de España, implica que todos los hermanos han de ser religiosos, tienen que creer en un ser superior creador del universo. No aceptamos ateos desde la Edad Media. En las prácticas de rituales vivimos momentos que para cualquier hermano son sagrados”.

Qué.es: Tampoco aceptan mujeres

OdeA: “En la Gran Logia de España, no. Somos logia ordenada y no admitimos mujeres desde la Edad Media. No podemos contravenir eso…”

(Le interrumpo)

Qué.es: Pero quieren abrirse a la sociedad. ¿Qué contradicción, no? Las mujeres están en la sociedad…

OdeA: “No nos oponemos a que haya masonas. ¡Y caray, pueden ser mejores masonas que yo! Pero las invitamos a entrar en otras logias que no sean ordenadas. La nuestra es la mayoritaria y somos unos 2.500 hermanos en toda España. Más que las otras logias juntas. Continuamos la tradición milenaria y cultivamos vínculos con las demás grandes logias del mundo”

Qué.es: Lo que contaba, no obstante, suena a religión o a secta…

OdeA: No tenemos nada que ver con una religión. Y menos con una secta. No hacemos proselitismo. Ni absolvemos ni administramos sacramentos, por hablar del cristianismo. En las tenidas -reuniones masónicas con cierto parecido a los ejercicios espirituales- nos reunimos en torno a un gran Libro monoteísta abierto y da igual que sea la Biblia, el Corán o el Talmud. Aunque en España lo hacemos en torno a la Biblia. Además, por supuesto, junto al Libro están la escuadra y el compás”.

Qué.es: Pero tienen una férrea jerarquía

OdeA: “Aprendiz, compañero y maestro. Esta es la carrera masónica. Priman el interés y el compromiso y tus ganas de progresar masónicamente”.

Qué.es: Se dice que la masonería esconde entre sus hermanos a hombres ricos y poderosos. Prohombres, vamos.

OdeA:Algunos habrá. Y junto a ellos, profesores de colegio, carpinteros, abogados, trabajadores manuales. Somos el reflejo de la sociedad. Aunque es verdad que proliferan, a mi juicio, los profesionales liberales. Lo que sí te aseguro es que puede haber un rico empresario que sea aprendiz y, sin embargo, un hermano que sea su bedel fuera, en la sociedad”.

Qué.es: ¿Cuánto vale ser masón?

OdeA: No es caro. Unos 300 euros al año.

Qué.es: Siempre creí que ustedes eran una especie de lobby de poderosos…

OdeA: En la Gran Logia Española, hay ricos y pobres. Y además, no mezclamos nuestra vida masónica con nuestra vida en sociedad. Tu dinero y tu poder se quedan en la puerta del templo”

Qué.es: Parte de la leyenda negra viene de la creencia heredada del Franquismo de que ustedes son un poder en la sombra… Una sociedad de progreso y apoyo mutuo…

OdeA: “Quien esté dispuesto a hacerse masón para progresar en su vida profesional se equivoca. La logia no es un medio para hacer contactos poderosos, bien relacionados. O para mejorar económicamente. Ante un problema económico, podemos echarnos una mano. Pero eso es distinto. Si algún hermano busca eso, se equivoca él y nos equivocamos nosotros al aceptarle. Pero vamos, en seguida se dan cuenta y se van”.

Qué.es: “Se van… ¿Y ya? ¿Fin de la historia? 

OdeA: “Hombre, saben que han jurado no desvelar las identidades de los hermanos que quieran que así sea, ni tampoco los secretos de nuestras reuniones”.               

             

Qué.es: Parte de esa leyenda negra se puede deber a esa doble obediencia. Podrían ser un peligro incluso para el Estado…

OdeA: “No existe, ni existirá tal doble obediencia. Separamos perfectamente las distintas esferas de nuestras vidas. Nosotros decimos que primero es la familia, el trabajo y luego, la masonería. La logia no está por encima de la personas. Eso sería terrible”.

Qué.es: Y en la historia de España ha habido presidentes, ministros, banqueros que eran masones… Mucha gente influyente.

OdeA: “Sí. Pero eso es más cosa del pasado que del presente. Fue así, durante la I y II Repúblicas. Luego Franco nos aniquiló. Realizó un verdadero exterminio de la masonería. Estábamos muy perseguidos y algunos historiadores calculan los muertos por ser masones en más de 7.000, pero seguramente ni la mitad lo eran realmente”.

Qué.es: Ramón y Cajal… Como usted, valenciano y masón…

OdeA: “Claro. Y Sorolla o Blasco Ibáñez, también valencianos. O diez presidentes de las Repúblicas -ambas-, muchos grandes hombres hasta el primer tercio del siglo XX”.

Qué.es: ¿Y hoy? ¿Es que han caído ustedes en la irrelevancia? ¿No hay ministros masones?

OdeA: “Ser librepensador, creer en el progreso y la mejora del ser humano no es tan fácil, ja, ja, ja… No, mira, recientemente ha habido dos ministros masones. Uno nunca lo escondió aunque no hiciera gala de ello, Jerónimo Saavedra…”

Qué.es: ¿Y el otro? 

OdeA: “No puedo decirlo. Pero hay de todo”