Compartir

El juez Baltasar Garzón comienza a tomar declaración hoy a las nueve personas detenidas el martes pasado en distintos puntos de Vizcaya, Fuengirola (Málaga) y Nigrán (Pontevedra) por su presunta relación con el “comando Vizcaya” de ETA, considerado el más activo tras la ruptura de la tregua en 2006.

Según fuentes jurídicas, los detenidos serán trasladados este mediodía a la Audiencia Nacional desde las dependencias de la Guardia Civil en Madrid. Está previsto que el juez comience los interrogatorios horas después, una vez que haya estudiado el atestado policial.

Entre los detenidos destaca el presunto jefe del comando, Arkaitz Goikoetxea, detenido en un domicilio del barrio de Santutxu de Bilbao junto a su compañera sentimental Maialen Zuazo Arruekoetxea y otra mujer, Ana Isabel Prieto Furundarena.

También comparecerán hoy ante el juez Adur Arístegui Aragón y Gaizka Jareño Agurriza, detenidos en Elorrio (Vizcaya), así como Iñigo Gutiérrez Castillo y Mikel Saracho Moro, arrestados en la localidad vizcaína de Getxo, lugar donde, según la Guardia Civil, este comando planeaba un atentado de “grandes dimensiones”.

Además, el juez interrogará a Aitor Cotano Sinde, detenido en Nigrán (Pontevedra) y a Libe Aguirre Mazaga, arrestada en Fuengirola (Málaga). A estos nueve detenidos se unió el jueves pasado otra persona arrestada en Getxo por presunta relación con el comando, Inge Urrutia, quien podría comparecer también hoy a no ser que la Guardia Civil decida consumir los cinco días máximos de detención previstos en la ley antiterrorista

A este “comando Vizcaya” se le atribuyen, entre otros, los últimos atentados de ETA contra los cuarteles de la Guardia Civil en Calahorra (La Rioja) y Legutiano (Álava), en el que murió el agente Juan Manuel Piñuel. Entre sus futuros objetivos, además del citado atentado en Getxo, el comando planeaba una acción terrorista contra el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska.

Según fuentes de la investigación, Arkaitz Goikoetxea ha revelado que en 2007 se hizo un seguimiento al concejal socialista de Eibar (Guipúzcoa) Benjamín Atutxa Iza con la intención de secuestrarle y asesinarle, pero que el “complejo Vizcaya” desistió debido a la protección policial que llevaba el edil.