Compartir

El Partido Republicano ha obtenido la mayoría de escaños del Senado en las elecciones legislativas celebradas este miércoles, según las primeras proyecciones de los medios estadounidenses, lo que sumado a su victoriosa reválida conseguida en la Cámara de Representantes, les devuelve el control total del Congreso de Estados Unidos que perdieron hace ocho años.

Los republicanos, finalmente, han conseguido arrebatar a los demócratas los seis escaños necesarios para recuperar el control de la cámara, garantizando su dominio sobre el Congreso durante los dos últimos años de Presidencia de Barack Obama.

El senador republicano por Kentucky, McConnell, que según estos pronósticos sería el próximo líder de la mayoría republicana en la cámara alta, proclamó su intención de “dar media vuelta al país entero” en su discurso de victoria realizado esta noche tras ganar las elecciones al Senado por este estado.

“Este experimento del 'gran Gobierno' ha durado demasiado. Es hora de ir en una nueva dirección“, hizo saber ante sus simpatizantes tras su triunfo ante la demócrata Alison Lundergan Grimes. McConnell, además, recordó al presidente Obama, que “existe la obligación de trabajar juntos”, aun teniendo en cuenta las enormes discrepancias que les separan.

A tal efecto, Obama ha invitado a los líderes de los dos partidos en ambas cámaras del Congreso para mantener el que será su primer encuentro con los máximos responsables del órgano legislativo tras las elecciones de este miércoles. Se trata de un encuentro “bipartidista y bicameral” que tendrá lugar el viernes por la tarde, según han informado fuentes de la Casa Blanca sin dar más detalles a los medios estadounidenses.