Compartir

Brittany Maynard, la joven de 29 años enferma de cáncer terminal que conmocionó a EE UU al anunciar su suicidio asistido para el 1 de noviembre, ha muerto, informó este domingo la organización no gubernamental Compassion & Choices.

Con tristeza anunciamos la muerte de una mujer querida y maravillosa, Brittany Maynard. Ella murió en paz en su cama rodeada de su familia y seres queridos”, afirmó en un comunicado la organización, que se dedica asesorar a enfermos terminales que desean una muerte digna.

La joven se había casado el pasado año 2013 y el pasado enero los médicos le dieron seis meses de vida tras diagnosticarle un tumor cerebral. Brittany decidió que quería morir rodeada de los suyos y no en un hospital a causa del cáncer. Para ello ha tenido que viajar a Oregón, donde existe la Ley para una Muerte Digna, algo impensable e ilegal en California, su estado de origen.

Brittany había pospuesto su muerte, fijada para el 1 de noviembre, para pasar más tiempo con su familia, finalmente falleció ayer tras un último mensaje conmovedor en su Facebook: “Adiós a todos mis queridos amigos y a la familia que amo. Hoy es el día que he elegido para morir con dignidad ante mi enfermedad terminal, este cáncer cerebral terrible que me ha quitado tanto, pero que me habría quitado mucho más. El mundo es un lugar maravilloso, viajar ha sido mi gran maestro, mis amigos íntimos y demás son los más generosos. Incluso tengo un grupo apoyándome mientras escribo. Adiós, mundo. Difundid buena energía. ¡Transmitidla!”.

El caso de Maynard ha tenido una gran repercusión mediática en Estados Unidos y en todo el mundo, donde ha dado la vuelta y ha reabierto el debate sobre el suicidio asistido y la muerte digna.

La joven Brittany llevó una vida feliz y cumplió sus últimos deseos antes de marcharse, como escalar el Kilimanajaro o visitar el Gran Cañón. Aunque su mayor sueño era tener un hijo con su marido Dan, ha vivido sus últimos días arropada de cariño. De manera voluntaria, pudo decidir cuándo y cómo vivir.