Compartir

Hoy termina el plazo de cuarentena para los once pacientes ingresados en observación que tuvieron contacto con Teresa Romero cuando estuvo infectada de ébola. Tras cumplir los 21 días de incubación del virus, no han presentado síntomas del virus durante estas semanas en la quinta planta del Hospital Carlos III de Madrid. Si continúan así, hoy recibirán el alta médica.

Entre ellos se encuentra el marido de Teresa Romero, Javier Limón, que ayer denunciaba en un entrevista concedida a El Mundo, el trato que se les había dado además de advertir que tomaría acciones legales contra el consejero de Sanidad de Madrid, Javier Rodríguez.

La semana pasada ya se dio de alta a cinco de las ingresadas que habían mantenido contacto de bajo riesgo con Teresa. Se trata de las dos peluqueras que depilaron a la auxiliar antes de saber que había sido contagiada con la enfermedad letal, el médico de la familia que le atendió en el Hospital de Alcorcón, una limpiadora del centro y una amiga de Romero.

Cuando reciban el alta las once personas, sólo quedará ingresada la propia Teresa Romero, de la que se espera que se recupere poco a poco del virus, que aún continúa presente en sus fluidos. Se cumple una semana de sus dos positivos en sangre pero permanecerá aislada en la sexta planta por precaución.

Después de que Teresa haya eliminado por completo el virus de su cuerpo, los médicos y personal sanitario que ha tenido contacto con ella permanecerán bajo supervisión médica y se les tomará la temperatura dos veces al día.