Compartir

El alcalde de Iguala, José Luis Abarca, hoy prófugo de la justicia mexicana, ordenó interceptar a los estudiantes, según el fiscal general de la República, Jesús Murillo Karam. Según éste, los testimonios de los detenidos apuntan que el regidor fue informado de que los estudiantes izquierdistas estaban en el municipio para sabotear un acto de su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa. Abarca ordenó pedir apoyo de la policía de Cocula e interceptarlos.

Los agentes de Iguala y Cocula bloquearon la carretera para que no pasaran los estudiantes. En ese lugar un policía disparó y mató al primer estudiante. El fiscal dijo que el grupo paramilitar 'Guerreros Unidos', brazo parapolicial del narco tenía una red de complicidad con varias alcaldías de la zona, entre ellas la de Cocula. Según uno de los testimonios Pineda Villa, esposa de Abarca, era la voz de mando principal sobre todos los operativos.

El titular de la PGR afirmó que se tiene acreditado el modo de operar y los móviles del grupo directivo y de los policías de Iguala y Cocula a su mando. Además, ya se ha identificado el lugar dónde entregaron a los estudiantes al grupo delictivo. Ahora se investiga a funcionarios municipales por desaparición forzada.

Hasta el momento hay 52 personas detenidas y consignadas por este caso, entre policías, funcionarios municipales y miembros del grupo delictivo Guerreros Unidos. 

¿Cómo fue final de los estudiantes? Y se considera probado que sus captores les subieron a una camioneta y trasladados opr un camino rural hacia el municipio vecino de Pueblo Viejo en el que se encuentra el paraje donde fueron encontradas nueve fosas.

Murrillo sostuvo que, al final, el terrible acto “con las declaraciones obtenidas, los peritajes hechos, lo acontecido el 26 de septiembre en Iguala constituyó una represión violenta de policías de Iguala y Cocula dirigidos por Guerreros Unidos”.