miércoles, 23 septiembre 2020 11:32

Valla de Melilla: Decenas de inmigrantes entran en Melilla en varios saltos simultáneos

Puertas en el mar y el problema humanitario que existe detrás. Según han informado fuentes policiales, las tentativas se han producido sobre las 7.30 horas en unos cinco puntos diferentes de la valla fronteriza, desde la zona norte hasta la situada más al sur.

Precisamente en este punto, en el Dique Sur, es por donde alrededor de una treintena de inmigrantes ha podido conseguir acceder a la ciudad autónoma, según las primeras estimaciones.

Los subsaharianos que han entrado en la ciudad se dirigen hacia el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Melilla lleva meses sufriendo una extrema presión migratoria que ha convertido al año 2014 en el que mayor número de entradas de inmigrantes ha registrado.

El pasado día 15 la ciudad vivió uno de sus asaltos a la valla fronteriza “más violentos”, que provocó heridos tanto en los guardias civiles como entre los inmigrantes. Alrededor de 200 inmigrantes intentaron saltar la verja y se protagonizaron momentos de gran tensión entre un grupo de 100 subsaharianos que quedó encaramado a la valla y los agentes. La ONG Prodein difundió un vídeo en el que se veía cómo varios guardias civiles golpeaban a un inmigrante camerunés y le devolvían a Marruecos sin recibir asistencia sanitaria ninguna.

Tras la difusión de las imágenes, el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa pidió a España que abra una investigación y “depure responsabilidades” tanto por “la violencia” ejercida ese día contra los inmigrantes como por el hecho de que fueron devueltos de forma ilegal a Marruecos.

La entrega sobre la marcha de las personas que se suben a la valla o consiguen rebasarla no está amparada ni por la Ley de Extranjería ni por los acuerdos de readmisión de extranjeros que España ha suscrito con Marruecos. De hecho, el comandante jefe de la Guardia Civil en Melilla ha sido imputado por un posible delito de prevaricación, por ordenar esta práctica a sabiendas de que no tiene respaldo legal.